3 claves para no perder la motivación en tus entrenamientos

La MOTIVACIÓN para entrenar es esencial para conseguir llegar a las metas que te has propuesto.

Mantenerte motivado/a en tus entrenamientos, en cada uno de los ejercicios que realizas, es fundamental, en el caso contrario, podrías estar desperdiciando totalmente tu tiempo y tu esfuerzo.

Con unas poquitas claves muy sencillas y básicas podrás disfrutar de tu momento de entrenamiento y aprovecharlo al máximo.

La motivación para entrenar es más fácil de lo que parece

Cuando nos falta esa motivación necesaria, los ejercicios que realizamos no serán tan efectivos como podrían ser, es más, posiblemente estés perdiendo el tiempo y la poca energía que tengas en ese momento..

Además, al no tener esa energía que te aporta la motivación, la intensidad con la que realizas los ejercicios podría llegar a disminuir ¡hasta en un 80%!, los descansos entre ejercicios seguro que los harás más largos y buscarás cualquier excusa para retrasar el siguiente ejercicio que te toca.

Sin motivación en el entrenamiento, tu rendimiento podría llegar a disminuir ¡hasta en un 80%!

La motivación para entrenar es una de las materias primas para lograr ese cuerpo perfecto y las metas y objetivos que te hayas propuesto.

Aquí te van 3 consejos básicos que seguro que te ayudarán a recuperar y mantener la motivación para entrenar y así  empezar o continuar con la vida sana que tanto anhelas:

1.- Encuentra una actividad física que te guste

Aunque no lo creas, hay mucha gente que realiza una actividad física que no les gusta demasiado o incluso que no les gusta en absoluto, esto se traduce en la pérdida de interés al poco tiempo y se convertirá en una obligación o llegarás a dejarlo de lado.

Encontrar el ejercicio que te gusta es lo primero que debemos hacer, de esta forma, esperarás con entusiasmo que llegue la hora de entrenar y lo harás con mucha más energía, será “tu momento”, un tiempo de evasión de la rutina y el estrés diario.

Encontrar una actividad física en la que disfrutes, es esencial para mantener esa motivación.

Tienes mucho donde elegir, deportes de equipo, fitness, baile, entrenamiento individual o en grupo, etc., lo importante es que lo disfrutes.

2.- No hagas ejercicio intenso todos los días

Si entrenas varios días a la semana, procura no realizar entrenamientos intensos en todas tus sesiones, alterna actividades más moderadas para que tus grupos musculares puedan recuperarse adecuadamente y así, poder estar al 100% en la próxima sesión.

Tómate tiempo para realizar una vuelta a la calma adecuada después de un entrenamiento intenso, estira adecuadamente cada grupo muscular haciendo hincapié en los trabajados durante esa sesión.

No entrenes intenso todos los días, alterna con ejercicio más moderado para dejar que se recupere tu musculatura.

Lo fundamental es que percibas y sientas en tu cuerpo que has realizado un buen trabajo, evidentemente puede dar lugar a ciertas agujetas, pero si estas agujetas se transforman en dolores desagradables, entonces piensa que te has pasado y que has sobrecargado demasiado los músculos.

Busca el punto medio y disfruta de la actividad física, el dolor no es una respuesta adecuada al entrenamiento, además genera rechazo. En este caso, mi recomendación es que consultes a un profesional del ejercicio físico y que te las pautas convenientes para que esto no suceda.

3.- ¡No te olvides de las vacaciones!

Después de estar todo el año entrenando y siguiendo manteniendo una alimentación equilibrada y saludable y saludable, tu cuerpo necesita un descanso un poco más largo, que será sobre todo mental.

Una vacaciones, de al menos una semana, será suficiente para que tu cuerpo se recupere.

Así empezarás la siguiente temporada con más fuerza y más ganas, eso sí, no hablo de descansar en plan: tirarse a la piscina a la “bartola” todo el día comiendo y bebiendo “como si no hubiera mañana, NO, hablamos de tomarte unos días sin estrés ;-).

Ve a un a un spa, date un masaje, da largos paseos al aire libre, ve al restaurante que tanto te gusta, DATE UN CAPRICHO, pero sin pasarse, no tires por la borda el trabajo de todo el año.

Tómate unas vacaciones, date un capricho, disfruta de unos días para ti, eso sí, sin tirar por la borda el trabajo de todo el año.

Mantenerte motivado al hacer ejercicio es algo que está de nuestra mano y depende sobre todo de nuestra propia voluntad, pero también podemos contar con profesionales para que nos pueden ayudar a no perder la motivación y que nos den el empujoncito que nos hace falta de vez en cuando.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*