¿Conoces la apnea?

En mi viaje a la isla de Mauricio descubrí un deporte extremo que me llamó mucho la atención. Se trataba de la apnea, y aunque seguramente alguna vez hayáis oído hablar de esta modalidad, quiero dedicarle el post de hoy. ¡Todo un mundo por descubrir!

¿Conoces la apnea?

Bucea a pulmón

La apnea es la modalidad de submarinismo en la cual los buceadores hacen el recorrido sin ningún tipo de bombona de oxígeno. Las personas que practican apnea o buceo libre recorren grandes distancias o se sumergen a grandes profundidades con la única ayuda de sus pulmones. Un aspecto importante es que, normalmente, las personas que practican apnea utilizan una cuerda atada a un ancla si van a sumergirse a mucha profundidad para evitar que se desorienten y puedan perderse bajo el mar. De esa forma, si siguen la cuerda consiguen llegar hasta el barco.

La base del buceo libre es la adaptación de tu cuerpo a las condiciones del entorno. Para eso, tu cuerpo va disminuyendo su ritmo cardiaco para reducir el consumo de oxígeno. Además, tus venas y órganos trabajan para maximizar el funcionamiento de tu cuerpo, de manera que puedas sobrevivir sin muchos problemas durante el buceo.

Y, por si te lo estabas preguntando, no existe un único tipo de apnea. Dentro de ella puedes encontrar dinámica con o sin aletas, con peso con aletas o sin ellas e, incluso, pesca submarina en apnea.

Ten cuidado al practicarlo

La apnea es un deporte considerado extremo, ya que tiene varios riesgos para tu salud que debes tener en cuenta si estás decidido a practicarlo. Por un lado, tu cuerpo se adapta a las condiciones del entorno y, por ejemplo, tus pulmones reducen su tamaño para consumir menos oxígeno mientras estás buceando a grandes profundidades. Sin embargo, a la hora de volver a la superficie, estos van recuperando su tamaño normal, por lo que si asciendes demasiado rápido puedes sufrir problemas que pueden provocarte hipoxia o falta de oxígeno. La hipoxia puede hacer que te desmayes y, si este desmayo se produce bajo el mar y estás solo, puedes llegar a ahogarte.

Por eso, es importante que hagas una ascensión controlada, para que tu cuerpo pueda ir acostumbrándose al cambio de presión y tus órganos vayan recuperando sus condiciones óptimas a medida que vas subiendo a la superficie.

Si te gusta el agua y bucear, te recomiendo que pruebes la apnea, pero con mucha precaución y estando acompañado en todo momento por alguien experto. ¡Seguridad ante todo!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*