¡Diviértete con el limbo!

Hace poco estuve en la boda de una amiga y durante la fiesta el dj animó a la gente a que participara en una especie de baile del limbo. La verdad es que me lo pasé muy bien y decidí indagar un poco más acerca de este juego.

Diviértete con el limbo

¿Quién dice que los juegos no pueden ser deportes? Por ello, quiero dedicar el post de hoy al limbo.

Es muy fácil de hacer

Por si estás algo despistado, el limbo consiste en, siguiendo el ritmo de la música, pasar por debajo de un palo cuyos extremos son sostenidos por dos personas. A medida que la gente va consiguiendo pasar se va bajando la altura de la barra, aumentando considerablemente la dificultad, ya que no puedes tocarlo a la hora de pasar. Gana la persona que consigue ser la última en pasar por debajo de una altura de la barra.

Como ves, es realmente entretenido jugar al limbo y es una actividad en la que puedes competir contra cualquier persona, con independencia de su edad o sexo. No necesitas nada en especial para practicarlo; únicamente ser capaz de doblar tu cuerpo lo suficiente para ir superando cada una de las alturas. La práctica es la clave para conseguir superar las diferentes alturas del limbo.

Requiere una técnica adecuada

Para practicar el limbo debes tener en cuenta una serie de cuestiones que te ayudarán a poder superar a tus amigos. Por ejemplo, es importante que empieces con los pies separados, de manera que te sirvan de base cuando tengas que doblarte para pasar por debajo de la barra. Otro aspecto a tener en cuenta es que tus brazos deben estar separados del cuerpo para que te ayuden a estabilizarte y a mantener el equilibrio. Además, de esa forma evitarás la tentación de intentar agarrarte del palo si crees que te vas a caer, lo que supondría la descalificación.

Un consejo que te doy es que intentes hacer los movimientos lo más lentos posibles, ya que, si intentas doblarte demasiado rápido, seguramente perderás el equilibrio, especialmente si no tienes mucha práctica. Cuanto más despacio vayas, más fácil te será controlar tu cuerpo. No te precipites al intentar ponerte erguido otra vez. Hasta que no veas pasar la barra por delante de tus ojos no hagas el movimiento de ponerte en pie y debes hacerlo muy poco a poco.

Al pasar por debajo de la barra debes intentar mantener tu estómago metido hacia dentro para evitar que puedas golpear el palo con él.

El limbo es una actividad estupenda para practicarla en una reunión de amigos, ya que es muy divertido y fácil. ¿Te animas?

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*