Descubre el wakeboarding

Surfear, volar, esquí acuático, diversión y deporte en estado puro… estas son todas las cosas que te puedo contar de mi último descubrimiento en deportes de agua. Solo con eso ya tienes ganas de probarlo, ¿verdad? Se puede practicar en la playa, en embalses o pantanos, lo importante es que tengas ganas de mojarte y pasártelo muy bien.

Descubre el wakeboarding

Estoy hablando del wakeboarding, deporte acuático que consiste en deslizarte por el agua encima de una tabla más pequeña que la del surf y siendo arrastrado por una lancha mediante una cuerda, como en el esquí acuático. Es una fantástica fusión entre el surf, el esquí y el snowboard. Increíble, ¿no?

Se llama así porque la lancha deja una estela en el agua por la que debe de pasar el deportista que es arrastrado. La lancha puede alcanzar una velocidad de hasta 40 kilómetros por hora y un mínimo de 20 Km/h para que la persona pueda ponerse de pie en el agua.

Siempre acompañado de un monitor o especialista en este deporte

Empieza con un curso de iniciación para coger confianza, es importante que en este tipo de deportes extremos tengas precaución y siempre lo hagas acompañado de un monitor o guía que te explique cómo practicarlo de la manera más segura.

Lo bueno es que si practicas el wakeboarding eres tú mismo el que marcas tu nivel, ya que no compites contra nadie y son tus propios avances los que te proporcionan esa seguridad para seguir adelante.

No solo puedes aprender a sostenerte en el agua, también puedes llegar a hacer grandes trucos en el agua con la tabla, como saltos, vueltas en el aire y difíciles coreografías.

Material necesario para practicar el wakeboarding

Para poder practicar este deporte es necesario que tengas una tabla parecida a las tablas de snowboard, mucho más pequeñas que las tablas de surf, con botas ancladas a la superficie. Te aconsejo que vayas con neopreno corto por el frío del agua y por el sol, y ¡obligatorio el chaleco!

El wakeboarding es un deporte que está en pleno auge, por eso es fácil encontrar alguna empresa que lo oferte por un precio asequible y ofrezca cursos o días de prueba. No es necesario hacerlo en un sitio de costa, ya que se puede realizar en embalses o pantanos como en los Ángeles de San Rafael, en Segovia o en el pantano de San Juan en Madrid.

¿Te subes a la tabla este verano?

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*