Dietas sin rebote, ¿son posibles?

Hablar de una dieta milagrosa que cuando se termine de realizar además no conlleve el temido efecto rebote, sería hablar de una dieta idílica que no existe. ¡Ojalá existiera!

Haz dieta sin temor al efecto rebote

El efecto rebote tiene además la desventaja de que la persona suele engordar incluso hasta un 20% más de lo que pesaba inicialmente.

Lo que sí puedo darte son unos consejos básicos para que evites el efecto rebote brusco en la dieta que vas a seguir. Aunque lo ideal es que si pudieras, fueras implementando la dieta de forma gradual y nunca la terminaras.

¿Qué comer? 

Lo primero que debes hacer si vas a empezar una dieta es acudir a un nutricionista especializado para que valore qué alimentos deberás tomar y en qué horarios. Esto evitará que cambies tus hábitos alimenticios muy bruscamente o que mezcles tipos de nutrientes no complementarios.

Lo ideal para realizar una dieta sin rebote sería que perdieras entre medio kilo y un kilo a la semana. Los horarios que te recomendará el nutricionista generalmente serán de pocas horas entre comida y comida. Mi consejo es que comas cada 3 o 4 horas y realices en total unas 5 o 6 comidas al día.

¡Ejercicio físico!

También para evitar el efecto rebote lo ideal es que el cuerpo se habitúe a realizar ejercicio. Puedes hacer deporte variado además de ir al gimnasio. Tu organismo se verá favorecido haciendo ejercicios como la natación, bicicleta, andar o correr, pero también puedes ir a hacer algún deporte que aúne cuerpo y mente como el yoga.

No olvides que todas las dietas que sigas no producirán efecto rebote si nunca las acabas. Es decir, que lo que no debes hacer es realizar la dieta 3 meses y dejarla, luego de nuevo realizarla otro tiempo y volver a terminarla, y así durante años. Lo ideal es que mejores tus hábitos de comida y realices ejercicio físico siempre, y no por épocas cuando llega el buen tiempo.

Una vez acabada la dieta deberás comer de forma equilibrada evitando sobre todo cualquier tipo de grasas, bebidas dulces y alcohol para no volver a ganar esos kilos perdidos de nuevo.

¡El objetivo es mantenerse! Es mejor una dieta menos estricta pero con la que te mantengas que una dieta muy dura que la abandones intermitentemente.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*