Come sandía y mejora tu salud

¡Qué rica está la sandía! ¿Verdad? Pues además tiene múltiples beneficios para tu cuerpo. Yo todos los años estoy deseando que llegue el calor y con él, la temporada de la sandía. Y es que es una de mis frutas favoritas, no solo por su sabor sino porque puedes tomarla de la manera que quieras: en rodajas, en batido, picada, en compota… siempre conserva sus propiedades.

Incorpora la sandía a tu dieta

¿No estás aún convencido? Te voy explicar las razones por las que debes comer sandía.

Antioxidante y perfecta para el dolor muscular

La sandía, como muchas frutas, es un fantástico antioxidante y alivia los dolores musculares. Es ideal antes de hacer deporte o en el desayuno, cuando sabes que vas a tener un día duro en el trabajo. Así se reduce el dolor muscular al día siguiente.

En lo que se refiere a antioxidante, la sandía ayuda a eliminar radicales libres que te pueden ocasionar problemas cardiovasculares y de colesterol.

Otra de las razones de por qué debes tomar sandía es porque es una fruta rica en vitamina B6 que aporta sustancias químicas al cerebro, reduce la retención de líquidos y ayuda a equilibrar las hormonas.

Por supuesto, como todas las frutas, fortalece además el sistema inmunológico. Por otro lado, ¿quieres bajar de peso? Pues te interesará saber que la sandía elimina la grasa acumulada. Además, es una fruta rica en vitaminas A y C, minerales y, sobre todo, la sandía es baja en calorías.

Recomendada por los médicos

Una de las características de la sandía que más me gusta es que si la tomas a menudo te llena de energía. Con tan solo una porción al día de sandía suben tus niveles de energía hasta un 23% gracias también a la vitamina B6, además del magnesio que es una alta fuente de energía. Ya lo sabes, ¡carga las pilas con la sandía!

Otra de las cualidades de este alimento está relacionada con los efectos que produce en la piel, pues tiene un efecto rejuvenecedor. Por lo visto, reduce hasta en un 40% los daños causados por el sol. Todo esto es debido a su alto contenido el licopeno.

Y además, ¡es muy refrescante! ¿No te parecen suficientes razones para comer más sandía?

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*