Disfruta de las recetas frescas en verano

Hay muchas personas que están deseando que llegue el verano y el calor para poder saborear las comidas típicas de esta estación. Y es que estos meses se caracterizan por platos fresquitos y coloridos que no suponen horas y horas de trabajo en la cocina. ¿Eres una de estas personas?

spanish gazpacho

Aguacates y tomates rellenos

Una de las recetas que más me gusta preparar y que les encanta a los más pequeños de la casa son los tomates y aguacates rellenos. Los ingredientes que necesitas para elaborar este plato son los siguientes: un aguacate grande, un tomate también muy grande por cada dos o tres personas y un relleno a elegir.

Lo primero que tienes que hacer es sacarle el hueso y la carne al aguacate, intentando no estropear la piel para luego rellenarlo. Vacía también la pulpa del tomate, dejando una capa fina al lado de la piel para que sea una base consistente.

Para el relleno puedes elegir lo que más te guste o le guste a tu familia. Yo te aconsejo que sean ingredientes suaves y con colores vivos para hacer el plato más divertido. Por ejemplo, puedes elegir queso de untar y jamón de york mezclado con la carne del aguacate o del tomate. O también puedes optar por lechuga picada con mayonesa.

Una vez relleno el aguacate y el tomate, puedes decorarlo con huevo duro rayado, taquitos de jamón o aceitunas de diferentes colores cortadas en rodajas. Si lo prefieres, puedes utilizar salmón ahumado o anchoas. Eso ya depende de tus preferencias.

Salmorejo para el verano

La siguiente receta que te recomiendo es de las más típicas del verano. Y es que el salmorejo es, junto con el gazpacho, la crema fría más famosa de nuestro país.

Los ingredientes que necesitarás para preparar este plato son: un kilo de tomates, 200 gramos de pan, un diente de ajo, 150 mililitros de aceite de oliva y 10 gramos de sal.

Limpia y corta los tomates. Bátelos con la batidora. Corta el pan en trozos y añádelo al bol. Pela el ajo y también lo añades. Echa, por último, el aceite y la sal, y bate todo hasta que tenga la textura adecuada. Lo metes en la nevera y, una vez fuera, puedes añadirle virutas de jamón o huevo cocido.

Estas son solo dos opciones que te doy, pero sabes que hay muchas más. Ensaladas, cremas y sopas frías, macedonias… todo un mundo nuevo por explorar. ¡Atrévete y experimenta en la cocina! ¿Cuál es tu receta veraniega favorita?

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*