Aprende a no picar entre horas

El aburrimiento, la ociosidad, el estrés o la ansiedad por dejar de fumar son algunos de los motivos que nos hacen muy difícil dejar de picar entre horas. ¿No puedes resistir la tentación y abres la nevera cada dos por tres? ¿Te suenan las tripas y no te puedes aguantar?

Aprende a no picar entre horas

Todo el mundo sabe que, si el objetivo es perder peso, comer a deshoras no es la mejor opción. Así que, ¡coge lápiz y papel, y apúntate los consejos que te voy a dar hoy para dejar de hacerlo!

Lo primero que tienes que saber es que cuando picas entre horas lo más probable es que lo hagas para intentar librarte del estrés o por aburrimiento, pero no porque realmente tengas hambre. El truco está entonces en aprender a relajarse y entretenerse con algo distinto a los paseos a la cocina en busca de algo que llevarse a la boca. Las manualidades o cualquier otra actividad que mantenga las manos ocupadas suelen funcionar bien. Pero ¿y si es por hambre? Entonces el primer truco que te voy a dar es que hagas las cinco comidas sin saltarte ninguna.

Haz las cinco comidas al día y bebe agua

Sí, has oído bien: come más a menudo para no terminar comiendo sin parar. Si haces adecuadamente cinco comidas al día es casi imposible que tengas hambre entre horas. Es más, si alguna de ellas (desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena) no te apetece, te aconsejo que la hagas de todas formas, aunque más ligera de lo habitual. Así tendrás el estómago siempre en funcionamiento. Es mejor hacer cinco comidas al día ligeras que dos grandes comidas y picar entre horas.

Otro truco es mantenerte siempre bien hidratado. El agua evitará que tengas ganas de seguir comiendo y mantendrá tu boca ocupada, así que ten siempre una botella a mano, en tu mesa de trabajo o mientras ves la tele.

Tienes que tener fuerza de voluntad

Por otro lado debes saber lo que comer en cada comida. Para no picar entre horas el desayuno es la clave, ya que es la primera comida del día y tiene que ser la más copiosa. Tostadas, queso fresco, pavo, zumos o frutas y café con leche. Así comenzarás el día con fuerza y energía y evitarás un ataque de hambre antes de la hora del almuerzo.

Pero, como siempre, tú eres el mejor truco. Solo tu fuerza de voluntad te puede llevar a realizar cinco comidas al día y beber entre dos y tres litros de agua, y solo tú puedes decidir renunciar para siempre al picoteo entre horas. Así que, visualiza tu objetivo y anímate a conseguirlo. ¡Suerte!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*