Conoce algunos beneficios de comer fresas

Además de riquísimas, las fresas aportan una serie de beneficios que te conviene conocer para cuando estemos en temporada. Cuando mejor y más ricas están las fresas es a partir de primavera, de marzo a julio. Esta es la temporada de fresas, aunque actualmente puedas comprarlas durante todo el año en determinados supermercados, bien procedentes de invernaderos o de otros países.

Conoce algunos beneficios de comer fresas

Con su atractivo color y su sensual aroma, te seducen desde la frutería o el supermercado haciéndose irresistibles.

Decenas de razones para comer fresas

Solo por citar algunos, porque son muchos sus beneficios, te voy a explicar cuáles son los principales para tu salud, además de su exquisito y delicioso sabor. ¡Es que me encantan las fresas!

Contienen gran cantidad de vitaminas B y C, por lo que tienen gran poder antioxidante y ayudan al sistema inmunológico de tu organismo, manteniendo la salud de la células. Por el mismo efecto antioxidante, te protegen contra el envejecimiento retrasando la aparición de arrugas y flacidez; también ayudan a mantener el pelo y las uñas en muy buen estado. Además, tienen manganeso que es un potente antioxidante y antiinflamatorio.

Las fresas mantienen tus huesos fuertes por su alto contenido en magnesio, potasio y vitamina K.

Contienen ácido fólico que es fundamental para personas con anemia y mujeres embarazadas, ya que favorece la multiplicación celular.

También tienen propiedades diuréticas, por lo que son muy aconsejables si tienes problemas de hipertensión, cálculos renales o ácido úrico, pues ayudan a combatir la retención de líquidos.

Además de todo lo anterior, son bajas en calorías y contienen mucha fibra, lo cual las hace ideales para dietas de adelgazamiento: el 85% es agua y solo tienen 37 calorías por cada 100g. Ayudan a regular la digestión y a disminuir tu sensación de hambre.

Cómo consumirlas

Seguro que las has probado miles de veces como postre, acompañadas de nata, zumo de naranja natural o de cualquier otra forma, ya que siempre están deliciosas. Pero ¡ojo!, las fresas no engordan  por sí solas, aunque si las acompañas de otros productos la cosa puede cambiar.

También es habitual comerlas en batidos, helados, tartas, mermeladas y, últimamente, incluso en gazpacho de fresa. Con el auge de la nueva cocina se han incorporado a otros platos en forma de guarnición, salsas, ensaladas, etc. Déjate seducir por las fresas y caerás rendido a sus pies.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*