Cómo hacer limonada y otros refrescos saludables para el verano

En verano, además de bendecir al creador del aire acondicionado, tengo otro remedio que nunca me falla para encontrarme algo mejor, la limonada, pero no la que puedes comprar en el super, sino la de fabricación casera, la de toda la vida.

Cómo hacer limonada y otros refrescos saludables para el verano

Y es que con la limonada matas dos pájaros de un tiro, tomas algo refrescante que calma la sed, es una bebida baja en calorías, porque está preparada de forma sana y con ingredientes naturales y además te hidrata y te hace recuperar las sales minerales que pierdes cuando sales a hacer deporte.

Y tú me dirás, “eso está muy bien pero a mí no me gusta nada el limón”, y tendrás toda la razón, pero nadie dijo que este sea el único refresco veraniego, natural y sano que sé preparar…  ¿Quieres algunas recetas de estas deliciosas bebidas para que le des un toque mucho más fresco al verano? ¡Toma nota!

Refresco de pomelo rosa

Necesitarás obviamente un pomelo rosa muy fresco, añádele una cucharadita de agua de rosas o, si lo prefieres, de azahar, mézclalo todo bien y échalo en un vaso con hielo picado. Si nunca has usado agua de rosas o de azahar, es mejor que lo vayas añadiendo a cucharaditas hasta que esté a tu gusto.

Naranja a la caléndula

Este zumo de naranja es especial si tienes mucha sed porque te va a salir una buena cantidad. Prepara un buen zumo de naranja, con las naranjas bien fresquitas de la nevera, una ciruela o si te gusta más un albaricoque. Bátelo con hojas de caléndula comestibles. Si las frutas están dulces, no hace falta añadir azúcar, con la fructosa será suficiente.

Limonada casera

La limonada tradicional también es muy fácil de hacer, solo te hará falta un poco de azúcar, agua, hierbabuena y limones.

Lo primero que habrá que hacer es añadir el agua, la hierbabuena y el azúcar en una botella. Agítala bien para que se mezclen los ingredientes y que el agua vaya tomando sabor

Después añade el zumo de limón y pruébalo por si necesitaras un poco más de azúcar. Métela en la nevera y tómala muy fría.

Mojito sin alcohol

Y no podía faltar la bebida del verano, pero con un toque un poco más sano, sin alcohol. Prepárate un mojito en una tarde de calor con el zumo de unas limas, la ralladura fina de la piel de alguna de ellas y remuévelo todo con agua muy fría en un vaso repleto de hielo picado y unas hojas de menta o de hierbabuena. ¡Sano y delicioso!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*