Gofio canario y deporte: una buena combinación

Los habitantes de las islas afortunadas lo conocen de sobra, pero para el resto del mundo, incluso para el resto de España, quizás sea un completo desconocido. Y eso que el gofio se consume en muchas partes del mundo y de muy diferentes formas. Por eso, por si no sabes lo que es ni lo que puede ofrecerte, te voy a hablar hoy de este alimento.

Gofio canario y deporte: una buena combinación

Aparte de en sus lugares de origen (Argentina, Chile y España), el consumo de gofio se ha extendido por otros lugares gracias, sobre todo, a la emigración canaria. Así ha llegado, por ejemplo, a Cuba, Venezuela, Puerto Rico, Cabo Verde, etc.

¿Qué es el gofio?

El gofio es una harina de cereales tostados, generalmente trigo o millo (también conocido como mijo o maíz), de origen bereber que ya era consumido por los aborígenes canarios en la época prehispánica y que tiene un gran valor nutritivo.

Aunque tiene otras denominaciones, se le conoce sobre todo por el nombre que recibía en Gran Canaria y Lanzarote. El gofio está compuesto por granos tostados y molidos a la piedra con un poco de sal. En épocas de carestía, como durante la Guerra Civil Española y su postguerra, formó parte de la dieta tradicional canaria por su gran aporte calórico y su precio asequible.

Fue llevado por los emigrantes canarios a América porque se conserva bastante tiempo en buen estado y es un alimento con gran valor energético.

Ideal para los deportistas

Y tú te preguntarás: ¿por qué es bueno el gofio para los deportistas? Pues porque te aporta hidratos de carbono de asimilación media y lenta, vitaminas A, B y D, minerales como fósforo, calcio, potasio, magnesio,  hierro, cinc, etc. Además, al ser integral, te aporta gran cantidad de fibra, con los beneficios que ello conlleva. También te ayuda a retrasar la absorción de los hidratos de carbono simples y a equilibrar el nivel de glucosa en la sangre después de las comidas. Es muy recomendable que lo tomes antes de un entrenamiento intenso o después del mismo para ayudarte a la recuperación.

El gofio se puede consumir de diferentes maneras: en polvo, añadido a la leche del desayuno o mezclado con fruta troceada y yogur. También se puede amasar con aceite de oliva y azúcar, trasformándose en una bomba de energía, o con almendras, miel o pasas. Te lo recomiendo de esta forma si vas a entrenar o hacer algún tipo de ejercicio a muy bajas temperaturas, como esquí, surf, buceo, etc.

En realidad, lo puedes tomar de mil formas diferentes y en cualquiera de ellas te aporta un gran valor nutricional.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*