Como el agua

faucet-1684902_960_720

El agua forma parte de nuestras vidas hasta el punto que es uno de los elementos de la naturaleza imprescindible para la vida, de hecho esta presente en tres cuartas partes de nuestra superficie terrestre, de ahí que nuestro planeta sea azul, domine el agua, lo llene el agua.

El agua es salud, bienestar, la encontramos en todos los alimentos, en las plantas, en definitiva en prácticamente todo ser vivo y es que nos da la vida, les da la vida.

Hablando concretamente de nosotros, la raza humana; un 50 a 60% de nuestro peso corporal esta compuesto por agua y de hecho la sangre que circula por nuestro cuerpo, contiene un 80% de agua, ahí es nada.

El agua siendo liquida de pronto se puede transformar en hielo y cambiar así su estado original, pasa de ser un charquito cuadrado contenido en la hielera a convertirse en un simple cubo de hielo para que la experiencia de beber agua o beber un zumo de frutas y verduras sea mucho mas agradable, refrescante y placentera, sobretodo en estos días de verano;  así pues cambia su función, su servicio hacia nosotros, su objetivo. De líquido a sólido.

El agua puede hasta desear convertirse para nosotros en una diversión como una ola en el mar, sobretodo ahora en estos días de verano o el agua de un parque acuático. Se ha transformado, ha cambiado su misión y su objetivo, ha sido capaz de cambiar y cumplir otras funciones para nosotros y puede volver a cambiar, puede volver a transformarse y convertirse el agua del mar en vapor que se condensara y en un momento dado volverá a cambiar para ser lluvia o volverá a cambiar para ser nieve o volverá a cambiar para ser granizo, cambio, cambio, cambio, transformación, transformación, transformación.

Pero es que además de tener esas propiedades es capaz de adaptarse a las circunstancias y adoptar la forma del vaso, cazo, jarra, tetera que la contienen y puede fluir como cuando riegas las plantas, como cuando viertes agua desde la jarra o el grifo sobre tu vaso, como cuando baja por un río y fluye sin obstáculos, avanza sin pensar en lo que se encontrara, en si se convertirá en agua contenida o podrá seguir fluyendo indefinidamente, no le preocupa, no decide pararse por ella misma, solo avanza, sin que eso le obstaculice, le paralice, solo avanza, fluye sin pensar en que la podrá detener en el siguiente momento, en el siguiente paso, en el futuro, no se queda paralizada por el miedo a lo desconocido, a que pasara, a donde me detendrán y no me dejaran fluir mas, avanza sin miedo, seguramente encontrara obstáculos en su camino pero no piensa en ello y avanza sin ese miedo paralizante, ese miedo que puede derrotarnos y hacer añicos cualquier proyecto futuro.

Como decía Bruce lee:

“Vacía tu mente, déjate llevar.  Libérate de las formas, como el agua. Si pones agua en una taza, se convierte en la taza. Pones agua en una botella, se convierte en la botella. La pones en una tetera, se convierte en la tetera. Ahora el agua puede fluir o puede golpear. Se agua”.

Así pues seamos agua, seamos capaces de cambiar, seamos capaces de transformar nuestras vidas si fuera necesario, seamos capaces de creer en lo imposible, de preguntarnos cosas, de no ser borregos, de ser atrevidos, de dar un paso más, de ir más allá, de creer en la magia, de sorprendernos, seamos capaces en definitiva de fluir y golpear esas barreras, esos miedos, que nos impiden avanzar y nos paralizan para convertirnos en quien en realidad no somos. Seamos agua¡¡¡¡..

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*