Lo que de verdad importa, reflexiones a partir de la película

Lo que de verdad importa, reflexiones a partir de la película

Lo que de verdad importa es la vida en letras mayúsculas, los estímulos que nos hacen tomar conciencia de la belleza del universo. La capacidad de realización personal que está latente en tu corazón y te invita a ir más allá de los límites, incluso en las circunstancias de adversidad. Lo que de verdad importa es el amor, comenzando por ti mismo. Es decir, la capacidad de estrenar cada día una autoestima alta para sonreír al mundo siguiendo la ley del espejo: aquello que proyectas en los demás, es aquello que ves en ti mismo.

Lo que de verdad importa es la capacidad para desdramatizar las dificultades poniendo sentido del humor a lo que ocurre, porque esta es la mejor terapia. Mantener la ilusión hasta el final de este viaje, más allá de la edad y las circunstancias.

Lo que de verdad importa es aquello que tú puedes hacer para cambiar el mundo, aunque sea a pequeña escala. Empezando por tu propio entorno. Cómo la solidaridad y el bien común son dos motores de inspiración feliz para una sociedad que necesita referentes sociales.

Lo que de verdad importa es el título de esa maravillosa película que Paco Arango, fundador de Aladina, ha creado para regalar salud emocional a tantos niños que durante el próximo verano viajarán a los campamentos Serious Fun Children’s Network fundados por Paul Newman. Experiencias terapéuticas que aportan un mayor sentido todavía a un gesto tan cotidiano como el de comprar una entrada de cine. La película ha cumplido su reto de este fin de semana: llegar a los 350.000 espectadores. Y afronta su tercera semana en taquilla con el firme deseo de lograr nuevos sueños.

En Bienestar, tu espacio de coaching, me gustaría comentar mensajes de felicidad que desprende la trama de esta historia:

1. Las alegrías aumentan cuando se comparten con amigos y personas especiales, pero el sufrimiento también se reduce gracias a la compañía.

2. El contacto con la naturaleza es terapeutico para el espíritu. Aporta serenidad, equilibrio emocional y alegría gracias a un paisaje estético trascendente en perfección.

3. La vida es un misterio, sin embargo, el cuento es un recurso pedagógico que puede ayudarnos a comprender mejor lo trascendente. O al menos, es una aproximación a describir con palabras, misterios del vivir.

4. La muerte es uno de esos misterios. Y ante ese misterio, cada persona se posiciona de un modo diferente. Pero ojalá la vida fuese como este cuento de película en el que la curación se produce casi como por arte de magia. ¿Quién no ha deseado en algún momento tener la capacidad de curar a alguien que quiere para evitarle ese dolor? De allí nace la metáfora del curandero, tan presente en la trama.

5. El cine puede cambiar la vida de las personas de un modo muy diferente. Generalmente, lo hace en nuestra experiencia como espectadores. Sin embargo, Lo que de verdad importa consigue ir más allá  de esa vivencia a través de este bonito homenaje al recuerdo de Paul Newman.

6. Nunca sabes en qué momento de tu vida puedes conocer personas que te hagan crecer interiormente gracias a su presencia. Incluso los encuentros más breves pueden ser determinantes.

7. El cine es un medio de comunicación de valores. Al menos, esta es una de sus funciones. Y “Lo que de verdad importa” es una de esas películas que lo consigue. Saldrás de la sala con una agradable sensación de optimismo vital.

En Bienestar, tu espacio de coaching, en más de una ocasión he hablado sobre cine por la vinculación constante que este tiene con la vida. Esta semana he visto la película “Lo que de verdad importa” y me gustaría animarte a disfrutar de una historia bonita con el añadido de una causa solidaria.

Foto – Cartel de la película

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*