¿Es buena idea la liposucción si no consigo adelgazar?

A veces tiemblo ante esa pregunta, sobre todo cuando me la hace algún conocido, porque sé que mi respuesta tal vez no les guste. El caso es que hay ocasiones en que sí, una liposucción puede ayudarles, como por ejemplo cuando la/el posible paciente quiere quitarse esa grasa que se le ha acumulado en torno a la cintura a causa de la menopausia, pero no es tan buena idea si es un hombre o una mujer con la típica barriga globulosa, “cervecera”, donde hay mucha grasa visceral, no operable, o si es alguien con franco sobrepeso. En esos casos no, lo siento, pero poco les va ayudar una liposucción ¿Por qué? Lo explico aquí.

Los cirujanos plásticos nos hartamos de decir que la liposucción no es una operación para adelgazar, es una intervención para reducir depósitos de grasa localizados en personas con peso normal. Aseguraros que si os sobran 20 kg, con una liposucción adelgazaréis y os quedaréis fenomenal, y que además los resultados se van a mantener, honestamente pienso que es engañaros. Lo sé porque tengo más de veinte años de experiencia y más de una vez he cedido, ante la insistencia de los pacientes que me han asegurado que se sienten fatal así, que no consiguen perder peso a pesar de una dieta excelente y hacer ejercicio, y que desde luego tras la cirugía (porque ES UNA CIRUGÍA) se van a cuidar aún mas. Y un año después de la extensa liposucción, extrayendo a veces más de 10 litros de grasa (algo que hace muchos años que dejé de hacer, demasiado agresivo y sin resultados a largo plazo), es decir, volúmenes importantísimos, y aún así, como refiero, al año habían vuelto a recuperar el peso o los volúmenes iniciales. Y no era por no operarlos bien. Era simplemente porque la liposucción no sirve para adelgazar, no funciona si el paciente tiene sobrepeso, no sirven esas liposucciones circulares de muslos, glúteos y rodillas. Aunque sacáramos litros de grasa, todas estas zonas están cargadas de adipocitos, esas células condicionadas genéticamente para acumular vacuolas de grasa en su interior, de forma que aunque extraigamos muchos adipocitos los restantes pueden aumentar su tamaño hasta el punto de volver a verse casi igual que antes de la cirugía.

Philippe Halsman

La distribución de grasa corporal, el acumular depósitos en zonas determinadas, está condicionada genéticamente y ninguna cirugía puede cambiar el ADN, el código genético. Por muy bien que se os opere no podemos hacer que vuestro código genético deje de mandar órdenes para acumular grasa, no podemos cambiaros el metabolismo, lo siento. Es por esto que la liposucción, enormemente efectiva en caso de personas con peso normal y depósitos localizados, no sirve si hay acúmulos de grasa en todo el cuerpo, no es una técnica para adelgazar todo el cuerpo, ni siquiera medio cuerpo, pues por más volumen que saquemos siempre queda aún mucho tejido adiposo con una exquisita predisposición a aumentar su volumen. Y digo predisposición porque siempre seleccionamos pacientes que cuidan su dieta y su cuerpo, con una actividad física adecuada, pues no tiene sentido operar a quien no cuida su cuerpo y su salud, porque nada nos asegura que si no lo hacían antes lo vayan a hacer después. No es operarse y ya está.

Philippe Halsman

¿Cuándo es útil una liposucción? Fácil, cuando tratemos acúmulos en zonas concretas, localizadas, como por ejemplo el abdomen o el tronco si la grasa no es visceral (la interna, en torno a las vísceras del abdomen), y si las condiciones de los músculos y sobre todo la piel nos garantizan un buen resultado. Muy útil por ejemplo para tratar las cartucheras o trocánteres, si es una paciente con peso normal, así como los brazos, muslos, rodillas, incluso tobillos (si no es linfedema), la espalda, los glúteos (aunque aquí casi mejor aumentar o remodelar, ¿verdad?), siempre que sean zonas concretas, localizadas, con buena piel y el/la paciente tenga peso normal y buenos hábitos dietéticos y físicos.

Cuando hablo de liposucción me refiero a las técnicas que extraen grasa, exclusivamente, con la tecnología que sea pero extrayendo grasa, pues sólo si extraemos adipocitos estaremos reduciendo de forma efectiva y objetiva el número de células grasas en las zonas tratadas. Si es una zona localizada será eficaz, ya que reducimos notablemente el volumen de células grasas y así por más propensión a acumular (la genética y sus disposiciones) al haber tan pocos adipocitos será difícil volver a acumular ahí. Eso sí, siempre hay que cuidarse, siempre.

¿Esto significa que hay pocas indicaciones para una liposucción? En absoluto, las hacemos y muchísimo, aunque buena parte suelen ser asociadas a otras cirugías, caso del abdomen en que siempre las asociamos cuando hacemos una abdominoplastia, o en las cirugías de aumento de glúteos donde es imprescindible remodelar cintura, flancos, sacro, además de tomar esa grasa para infiltrarla. O asociada, de forma imprescindible, a técnicas de dermolipectomía de cara interna de muslos, de flacos, de brazos…. O aisladas, sólo liposucción, pero seleccionando bien, si queremos resultados estables. Manteniendo el peso en estos casos bien indicados los resultados se van a mantener, pero hay que tenerlo bien claro, cualquier cirugía de contorno corporal exige cuidarse, no engordar y hacer ejercicio físico. Aún así, lo habitual (repito, en los casos bien indicados) es que si se engorda no aumenten tanto las zonas tratadas sino que será de forma más repartida.

Philippe Halsman 02

Pero si hay sobrepeso y poco cuidado del cuerpo desde luego la liposucción nunca será una buena idea, rotundamente no, os vais a hacer una cirugía importante (y peligrosa si no escogéis un profesional cualificado y con un título auténtico, oficial, de cirujano plástico que os opere en un centro hospitalario adecuado) con un postoperatorio pesado si fue muy extensa o de muchas zonas, que puede que os haga muy felices tras los primeros meses pero que, con el tiempo, vais a ver que volvéis a acumular, al mínimo descuido, en cuanto se os pasan las buenas intenciones del principio, porque aún os queda mucho tejido adiposo (por más que se os sacara y por muy bien que se os operara) y vuestra genética y vuestro metabolismo no se pueden cambiar (y menos con una cánula de liposucción). Si necesitáis perder peso, no hay otra que adaptar vuestra dieta y la pauta de actividad física. Si ya hacéis y no funciona (la genética es a veces cruel) habrá que modificar las pautas, pero creedme que la cirugía no os va a resolver un problema de sobrepeso, al menos nunca sola, no si colaboráis activamente o incluso asociando alguna cirugía bariátrica, pero hasta ésta necesita de vuestra colaboración. No se puede recurrir a la cirugía como única alternativa, la cirugía del contorno corporal precisa, siempre, de vuestra activa colaboración, toda la vida.

*Las imágenes son de Philippe Halsman

DRA. MARITINA MARTINEZ LARA
Médico especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora
www.doctoramartinezlara.com

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*