Otras pruebas para la detección del cáncer de mama

Además de la mamografía

Pasó el mes de octubre, pero no nos vamos a olvidar de la prevención o la detección temprana del cáncer de mama (el enemigo no se cansa y hay cada vez más cánceres, así que…)

Aparte de la mamografía, que ya expliqué que es la prueba reina de screening, tenemos la exploración clínica del pecho, la ecografía y la resonancia magnética nuclear. ¿Y qué pasa con el autoexamen? Pues que ni la mitad de las mujeres nos lo hacemos (sí, empezando por mí), o al menos no lo hacemos como es debido, que es de forma sistemática y regular, no de vez en cuando, por ello no la consideramos una auténtica técnica de screening. Veámoslas:

1. EXAMEN CLÍNICO DEL PECHO Y AUTOEXAMEN

Realizado por un médico, preferiblemente el ginecólogo, pasando a llamarse autoexamen cuando es la propia mujer quien se lo hace. Sólo cuando lo hace un especialista tendrá más valor, es algo que se debería hacer ya desde los 20 años y repetirse periódicamente al menos cada 3 años (con el ginecólogo). En cuanto al autoexamen, el problema de considerarlo técnica de detección precoz del cáncer es que simplemente no lo detecta de forma precoz, sino cuando ya tiene cierto tamaño, y esto dependerá de que la mujer se lo haga de forma correcta y sistemática, a fin de detectar pronto palpaciones diferentes. Por desgracia no se hace así, y cuando muchas mujeres se palpan algo suele ser ya más avanzado, o bien algunas tardan un tiempo en consultar. Hay que hacerlo, pero hacerlo bien.

Campaña 'Superheroinas' de la Asociación de Lucha Contra el Cáncer (ALCC)

Campaña ‘Superheroinas’ de la Asociación de Lucha Contra el Cáncer (ALCC)

¿En qué consiste el autoexamen y cómo debe hacerse?

Lo importante es que la mujer se familiarice con el tacto y aspecto de su mama y así pueda percibir pronto cualquier cambio. La palpación se hace idealmente acostada, en primer lugar, para luego ponerse de pie presionando las manos sobre las caderas para que al contraer así los pectorales veamos si hay alguna retracción o movimiento anómalo. Hay que tocarse con diferentes presiones de los dedos y mirarse, aspecto general y cuadrante a cuadrante.

La periodicidad del autoexamen es una vez al mes, siendo el mejor momento cuando aún se está con regla o una semana después de ésta, cuando el pecho está más blando y menos hinchado. En mujeres sin regla se marca un día fijo al mes.

¿Qué debe consultarse?

  • Formación de hoyuelos, retracciones o arrugas en la piel
  • Cualquier masa o engrosamiento
  • Si el pezón está hundido o retraído (y que no hubiera estado siempre así, claro)
  • Secreción del pezón que sale sola, sobre todo si no es transparente
  • Cualquier modificación el la forma, textura de la piel (gruesa, piel de naranja..) o en el color

Aunque seguramente la mayoría de estos hallazgos sean benignos, por favor no dejéis de consultarlos, cuanto antes.

Erin Smith Chieze - campaña 'Know your lemons'

Erin Smith Chieze – campaña ‘Know your lemons’

¿Es útil el autoexamen y el examen clínico?

No es como una mamografía o una ecografía, pero puede ser muy útil entre mujeres que aún no se hacen pruebas periódicas, especialmente por debajo de los 40-45 años (recordad que los sistemas públicos de salud no suelen empezar con las mamografías antes de los 45-50 años..), pero también resulta muy útil entre mujeres que sí se hacen ya mamografías, para detectar cualquier cambio en el intervalo entre una y otra. Recordad que la mayoría de las lesiones que os toquéis serán benignas, tipo fibroadenomas o quistes, pero debéis consultar, lo que sea.

Riesgos o desventajas

El mayor riesgo de considerarlo una prueba de detección del cáncer es que, como comentaba, la autoexploración no detecta muy precozmente las lesiones, de forma que no puede sustituir a las mamografías (que sí detectan tumores pequeños y entonces con más posibilidades de curación), y de hecho no se ha encontrado que disminuya la tasa de mortalidad, es decir, se detectan tumores pero difícilmente en un tamaño pequeño. El objetivo del diagnóstico precoz es detectar tumores pequeños, pero por desgracia sólo son palpables cuando tienen cierto tamaño, y eso no es ya diagnóstico precoz.

Pero aunque sólo debamos considerarlo un complemento (sólo complemento, no sustituirá nunca a las ecos o mamografías ¿de acuerdo?), algo hay que hacer. Una vez al mes, o entre visita y visita al ginecólogo. Pero mejor esto que nada, algo hay que hacerse.

Campaña para la concienciación del cáncer de mama de Mercedes Benz

Campaña para la concienciación del cáncer de mama de Mercedes Benz

2. ECOGRAFÍA MAMARIA

Es la otra gran prueba para estudio mamario, aunque es inferior respecto a la mamografía en cuanto a su especificidad, es decir, que la mamografía diagnostica mucho mejor las lesiones. Veamos sus ventajas y desventajas:

Ventajas

  • Es una técnica no invasiva, muy segura y no utiliza radiación ionizante
  • El coste es muy inferior a otras pruebas y es muy fácil disponer de ella (todos los ginecólogos la tienen en su consulta)
  • Es muy útil en mamas muy densas, donde a veces la mamografía pierde sensibilidad (es lo habitual en mujeres jóvenes, por debajo de los 30 años, en que su alta densidad del tejido mamario hace que no se vea muy bien con las mamografías). Es un gran complemento a la mamografía, y así se suele hacer cuando una mamografía arroja dudas.

 Desventajas

  • Es una prueba muy dependiente de la experiencia del radiólogo o examinador (a diferencia de la mamografía que es muy objetiva).
  • Interpretar un examen con ecografías puede necesitar algún estudio adicional, tipo aspiración-biopsia o nuevas ecografías de seguimiento, aunque muchas de estas lesiones seguramente resultarán no malignas.
Campaña de la Asociación Española contra el Cáncer  (AECC)

Campaña de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC)

3. RESONANCIA MAGNÉTICA NUCLEAR (RMN)

Es la prueba más sensible y específica de todas, la que nos da el diagnóstico de seguridad, aunque por su alto coste no está indicada como screening sino sólo en pacientes de alto riesgo o para completar o aclarar diagnóstico.

Ventajas

  • Es una técnica no invasiva
  • Es mucho más sensible que la eco y mamografía, puede detectar cánceres que no se ven en éstas, es decir, lesiones de tamaño más pequeño
  • Esta mayor sensibilidad no se ve afectada por la densidad del tejido mamario (como ocurre en las mamografías)
  • Es tan sensible y específica que no precisa complementar con más pruebas, de forma que si se detecta algo el paso siguiente es directamente la biopsia
  • Es el mejor complemento a la mamografía en pacientes de alto riesgo (historia familiar o personal de cáncer, portadora de los BRCA…)

Desventajas

  • No es peligrosa para la paciente pero hay que seguir unas pautas de seguridad, por ejemplo no debe hacerse si la paciente tiene algún dispositivo imantable (puede interferir o bien funcionar mal durante la prueba)
  • A veces para la realización del estudio puede precisar la inyección de algún contraste y algunas pacientes pueden ser alérgicas. Siempre hay personal médico en este tipo de pruebas. No es conveniente amamantar en las 24-48h siguientes si se utiliza contraste
  • Es una técnica larga y en algunas mujeres provoca cierta claustrofobia
  • El coste es mucho más elevado, de ahí que, como he comentado, se utilice como complemento a la mamografía si salió positiva (con hallazgos) o dudosa, o en pacientes de alto riesgo.

Esto siempre debe ser matizado por vuestro médico, idealmente un ginecólogo. Pero recordad que, habitualmente, lo recomendado es hasta los 35-40 años (dependerá de varios factores) hacer los controles mamarios con ecografías, o bien comenzar antes alternando mamografías con ecografías, para a partir de los 40 años seguir con mamografías bianuales hasta los 45-50 años y ya anuales hasta los 70 años. Pero ya sabéis que cada ginecólogo tiene sus pautas y también cambia según cada sistema de salud.

Kate Moss para la campaña de Stella McCartney contra el Cáncer de Mama

Kate Moss para la campaña de Stella McCartney contra el Cáncer de Mama

➤ Os recomiendo leer un artículo anterior en el que aclaro a qué edad se debería comenzar con las mamografías.

Mi consejo personal es que si tenéis más de 40 años y aún no os habéis hecho ningún estudio mamario es que os hagáis una mamografía; pedídsela a vuestro médico y si no es posible ya os comenté lo barata que es, no vale la pena confiarse o quedarse con la duda. Y, por supuesto, ante lo más mínimo que os toquéis en el pecho que no estuviera así antes, consultad, e insistid para que os lo examinen bien.

 

DRA. MARITINA MARTINEZ LARA
Médico especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora

www.doctoramartinezlara.com

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*