Cómo conseguir que los niños disfruten con el deporte

Para mí el deporte es un aspecto muy importante en mi vida, que te permite mantener una vida saludable y además relacionarte con los demás. Por eso, este papel fundamental del deporte intento inculcárselo a mis hijos desde pequeños para que cuando sean adultos, mantengan ese hábito saludable de practicar deporte con regularidad.

como conseguir que los ninos disfruten con el deporte

Pero no siempre es fácil conseguir que ellos se animen con el deporte. Hay que tener en cuenta una serie de aspectos para conseguir ese objetivo.

Los niños tienen que querer practicar deporte 

A la hora de plantearte a qué deporte apuntas a tu hijo es importante que lo hables con él para que entre todos decidáis cuál es la mejor opción. El deporte que elijáis tiene que gustarle a tu hijo, ya que de lo contrario irá sin ilusión y no lo disfrutará.

Debes presentarle todas las posibles opciones de deportes que puede practicar explicándole en qué consisten. De esta forma, podrá elegir qué deporte le gusta más. Si cuando eres niño te obligan a hacer algo que no te gusta, probablemente cuando seas mayor sentirás rechazo hacia eso. Por eso es vital que tu hijo elija un deporte que le atraiga y, si es posible, que sea un deporte en equipo, para que vaya relacionándose con niños de su misma edad.

Cuanto más atraído esté tu hijo por el deporte que practica, más interés le pondrá y, probablemente, más disfrutará cuando lo practique. Si disfruta con el deporte, adquirirá más fácilmente los valores que el deporte trata de aportarle, como pueden ser el compañerismo, la solidaridad o el saber perder.

Debes motivarle

Pero incluso si se elige uno que le gusta, cuando se es pequeño y se comienza a practicar un deporte es posible que al principio le cueste y pierda interés.

Tu papel como padre o madre, en este caso, es ayudar a que tu hijo no pierda la ilusión por seguir practicando deporte. Si tu hijo disfruta practicando deporte, se involucrará más y tratará de esforzarse por mejorar. Puedes ayudarle jugando tú con él a ese deporte en casa de forma que lo vea como algo divertido y que a ti también te gusta. Después de cada entrenamiento, pídele que te enseñe lo que ha aprendido.

Otra cosa que puede ayudar es llevarle a competiciones profesionales de esa disciplina. Ver en lo que se puede convertir si practica y mejora puede motivarle para seguir apostando por ese deporte.

Y si finalmente acaba por rechazar el deporte elegido, anímale a que practique otro distinto. Terminará encontrando el suyo.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*