Consejos si tu hijo ha sufrido un esguince

Con los niños hay que tener mucho cuidado cuando están jugando. No son muy conscientes de los peligros y, por eso, tienes que estar atento a todo lo que hacen. ¡Cuántos sustos habré tenido yo con Amaia con lo inquieta que es!

Consejos si tu hijo ha sufrido un esguince

Y es que en algunas ocasiones se producen accidentes leves, como puede ser un esguince, y tu hijo se puede poner a llorar de dolor y quizás tú no sepas muy bien qué hacer. A mi sobrino Alberto le pasó y mi hermana no sabía qué hacer, así pensé que no quería que eso me pasara a mí nunca. Por eso, quiero darte unos consejos para que, si le ocurre alguna vez a tus hijos, sepas cómo afrontarlo.

Los accidentes ocurren

Cuando los niños están jugando, corren por todos lados y pueden ocurrir accidentes, como caídas o torceduras. Son cosas que pasan y no hay que darle mayor importancia. Los esguinces no son algo grave y, salvo que sea muy fuerte, con reposo se curan solos.

Por eso, si ves que tu hijo se lesiona o que se queja de que se ha torcido el tobillo u otra zona, no tienes que alarmarte. Lo importante es que estés preparado para auxiliar a tu hijo en esos momentos.

Un síntoma muy común de los esguinces es la hinchazón, de manera que el primer paso será buscar hielo para ponérselo en la zona lesionada. Esto suele ser muy útil para calmar el dolor y acelerar la recuperación. Después, ve al médico para él te pueda recomendar los pases a seguir.

Consulta a un médico

Normalmente te dirá que el primer día de la lesión le pongas hielo 15 minutos cada dos horas y al día siguiente cada cuatro horas. El siguiente paso es poner el pie en alto para evitar que se inflame más. Tu hijo se quejará del dolor, así que puedes, si el médico te lo recomienda, darle un antiinflamatorio que también sea calmante (ibuprofeno por ejemplo) que le aliviará.

Si el dolor es muy fuerte seguramente el médico quiera realizarle algunas pruebas y posiblemente decida vendar la zona.

El médico te dará las instrucciones exactas de lo que debes hacer. Tanto si es un esguince grave como si es leve, el reposo será imprescindible para que la zona sane bien. Es posible que tu hijo no quiera estar parado, pero debes decirle que si no lo hace, no se curará y no podrá jugar con sus amigos o hacer deporte. Lo ideal es que haga reposo absoluto, pero con que mantenga el pie en algo el mayor tiempo posible y no se mueva mucho será suficiente.

Las lesiones son algo habitual y, por tanto, es importante saber lo que hay que hacer cuando ocurran. Con toda esta información yo me quedé mucho más tranquila, ¿y tú?

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*