El minigolf, un deporte para toda la familia

Si tienes hijos, como yo, te interesará saber todo lo que pueden llegar a divertirse practicando minigolf. La verdad es que solo había ido una vez de pequeña y no sabía mucho acerca de este deporte pero hace poco estuve hablando con unas antiguas amigas y salió este tema. Me contaron maravillas sobre él y sentí una curiosidad enorme, así que me lancé a hacerles mil preguntas y acabaron convenciéndome de que es un deporte muy divertido para practicar en familia.

El minigolf, un deporte para toda la familia

Por eso pensé que sería interesante plasmar todo lo que he aprendido en este post y conseguir así que te unas al club de los que nos hemos quedado prendados de este deporte. Además, es una excusa perfecta para pasar más tiempo en familia y disfrutar de esos momentos tan divertidos juntos.

¿Qué es el minigolf?

El golf es conocido a nivel mundial y si lo has probado seguramente te haya gustado. Pero el minigolf es aún más peculiar, ya que podríamos decir que es una especie de versión en miniatura del deporte convencional.

La diferencia que se puede encontrar entre ambas prácticas es que el minigolf se hace en una escala menor en área. En general, las reglas son exactamente iguales, aunque el minigolf posee ciertas diferencias en el momento de ejecutarlo.

Además no tienes que ser un experto en golf para poder practicarlo, ni estar en un buen estado de forma para disfrutar de él. Así que si nunca lo has jugado o si crees que no se te dará bien, no temas, no tienes que ser un profesional. Además, el hecho de no tener que poseer ciertos conocimientos previos sobre este deporte, ayuda a que los niños puedan aprenderlo sin problemas y se diviertan haciéndolo.

Minigolf, ideal para que tus hijos se diviertan

Como ya te he dicho, los más pequeños de la casa se lo pasarán en grande practicándolo. Y es que hay una gran variedad de circuitos que poseen obstáculos como edificios, lagos, estatuas, puentes y hasta trampas de arena. Todos ellos en dimensiones en miniatura y dispuestos para que los niños pasen un buen rato, ya que estos objetos le sumarán complejidad al juego y se hará cada vez más entretenido.

Así que solo te queda coger el palo, lanzar la bola e intentar meterla en el hoyo adecuado. Y si esto lo hacéis en familia, podréis competir a ver a quién se le da mejor este deporte. Suena bien, ¿verdad? No esperes más y pruébalo.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*