Los mitos en torno al tabaco

Tabaco

Gracias a las campañas de concienciación social frente al tabaco, a la gran cantidad de información que se tienen hoy en día y a las políticas de los gobiernos para no permitir fumar en lugares públicos, es cierto que cada vez son menos la personas que empiezan a fumar.

 

Sin embargo, como aún siguen existiendo muchos mitos detrás del tabaco y de su consumo, hoy queremos desvelar unos cuantos para que de verdad se conozca la realidad de este vicio.

El tabaco no es una droga

A pesar de que está legalizada por la gran mayoría de los gobiernos de los países del mundo el tabaco sigue siendo eso, una droga. Como cualquier otra, el tabaco produce adicción por lo que es una sustancia sumamente dañina.

 

Además, el tabaco “engancha” tanto de forma física (reacciones físicas ligadas a no fumar como taquicardias), como de forma psicológica (el cerebro crea la “necesidad” de consumo de tabaco) como social (cuestiones de aceptación, influencia de amistades…).

Dejar de fumar es cuestión de voluntad propia

En muchas situaciones, dejar de fumar no es solo cuestión de voluntad propia. Sí es cierto que tener buena voluntad y decisión para dejar de fumar influyen mucho en cuál será el resultado, pero también es cierto que no es suficiente.

 

A menudo, se necesitará ayuda de un experto (médico, psicólogo…) que nos recomiende los pasos a seguir y, por otra parte, la medicación que tomar en caso de que fuera necesario (parches, chicles…)

Los cigarrillos electrónicos no ayudan a abandonar el tabaco

Desde hace algunos años se dice que los cigarrillos electrónicos no ayudan a dejar de fumar. Sin embargo, muchos de los ex-fumadores de hoy en día, en su momento, decidieron acudir al cigarrillo electrónico, al menos, para desvincularse de los cigarrillos y reducir su consumo y muchos aseguran que han podido deja de fumar con los vapeadores iVapeo. Aquí , por ejemplo, se pueden comprar líquidos para los cigarrillos electrónicos que no llevan nicotina, la sustancia del tabaco que más adicción provoca.

Consumir pocos cigarrillos al día no es fumar

La cantidad de cigarrillos que uno fuma no determina si es fumador o no. Si una persona solo fuma un cigarrillo al día, aún así, sigue siendo fumadora. No hay excusas. Fumar poco es, en proporción, menos dañino que fumar una cajetilla entera. Sin embargo, fumar es fumar y, aunque sea poco, seguirá dañando nuestro organismo.

El tabaco light es menos perjudicical

Existe mucha confusión en torno al término light en el tabaco. De hecho, son ya muchos los gobiernos e instituciones que han prohibido esta denominación debido a que lleva a equivocación. Denominándolo así, la gente puede pensar que es un tabaco “más sano”; sin embargo, lo único que significa es que contiene menos cantidad de ciertas sustancias, que, en todo caso, siguen siendo perjudiciales.

El humo de los cigarrillos es inocuo

Finalmente, el humo del tabaco crea fumadores pasivos a diario, por lo que, aunque no fumes, también traerá consecuencias estar en contacto con el humo.

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*