Opciones de comidas saludables para todos los días

fruta

Comer sano no siempre es fácil. Tener una comida natural y recién preparada en la mesa para comer es el sueño de muchas personas cada día; sin embargo, la mayoría no pueden cumplir este sueño, sobre todo, por falta de tiempo.

 

La verdad es que en la sociedad actual cada vez tendemos más a comer comida rápida y poco sana para cumplir simplemente la función de alimentarnos. Para que no desesperéis, hoy os traemos algunas opciones de comidas sanas fáciles de conseguir y preparar y que, seguro, os dejarán con el estómago lleno al mismo tiempo que cuidáis vuestro metabolismo.

Para las cenas

Las cenas son una de las peores comidas que hacemos cada día, porque llegamos a casa cansados de trabajar todo el día y no queremos perder el tiempo en pensar y preparar algo. Por este mismo motivo, lo mejor es acudir a cosas rápidas y fáciles. Por ejemplo, una ensalada de lechuga, tomate y gulas o una tostada de pan con aguacate, queso de cabra y nueces.

Los dulces

Aunque puedan parecer en un principio las comidas menos saludables, lo cierto es que empresas como My Karamelli se encargan de que los dulces vuelvan a ser una comida sana. Tartas integrales, cupcakes de chocolate puro y una larga lista más pueden convertirse en nuestros aliados más dulces.

Un desayuno equilibrado

El desayuno, como ya todos sabemos, es la comida más importante del día, por eso debemos comer de forma sana y contundente. Un buen desayuno siempre estaría compuesto por una pieza de fruta, un poco de leche y cereales, pero si no tenemos tiempo para ponernos a comer cada una de estas cosas, podemos juntarlas en un batido.

 

Por ejemplo, un batido muy rico puede salir de unas cuantas fresas, un plátano, copos de avena y nuestra leche favorita (desnatada, de almendras, sin lactosa…).

Que no falte la fruta

La fruta es una comida imprescindible a lo largo de todo el día, por eso es tan importante que siempre forme parte de nuestras comidas. En el desayuno se puede tomar en zumo, a media mañana una pieza de fruta (plátano, naranja), por la tarde a la hora de la merienda una manzana y, por la noche, una macedonia fresquita. La fruta nos llena de vitalidad y nos proporciona las vitaminas necesarias para que nuestro cuerpo sea fuerte y para que nuestra mente esté ágil durante todo el tiempo que dure nuestra jornada.

Comer al mediodía

La comida del mediodía es quizás, la más complicada de elaborar. Necesitamos platos fuertes y contundentes que nos permitan aplacar el hambre de por la mañana y aguantar sin sentirnos débiles hasta la noche. Por eso, lo mejor para la gente trabajadora que no le apetece cocinar cuando llega a casa para el día siguiente, es un robot de cocina.

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*