Consejos para animar a los niños a hacer deporte

Los juegos tradicionales son un tipo de pasatiempo que permiten a los pequeños hacer deporte a la vez que se lo pasan bien y disfrutan. Son muchos los profesores de Educación Física que incorporan a sus planes trimestrales ejercicios con juegos populares como los que puedes encontrar en esta web. Éstos animan a los niños a moverse, correr y saltar sin que apenas se den cuenta.

feet-1998693_640

A continuación vamos a describir algunos de los beneficios del ejercicio de juegos populares con los más pequeños:

  1. Desarrollo de las capacidades motoras. Con los juegos tradicionales los niños ganan en agilidad en sus movimientos. Por ejemplo, en juego como la rayuela, donde los participantes tienen que saltar de casilla en casilla a la pata coja y sin tocar el suelo con los dos pies o en el pilla-pilla, donde los pequeños tienen que correr sin pillar para no ser alcanzados.
  2. Habilidad con las manos. Algunos juegos de antes como bailar la peonza o el trompo requieren de mucha práctica para conseguir un lanzamiento perfecto. El arte para mover la peonza por la mano y recogerla permite que los niños practiquen sus destrezas y reflejos.peonza
  3. Concentración. En muchos juegos, la concentración es un factor decisivo para ser el ganador. Sin ir más lejos, en el juego del pañuelo hay que estar pendiente para salir corriendo cuando el juez nombre un determinado número.
  4. Valores como el compañerismo y la amistad. Los juegos populares suelen jugarse en equipo y todos los jugadores deben remar en la misma dirección para conseguir los objetivos. Por ello, estos pasatiempos son fundamentales para transmitir a los pequeños valores muy valiosos como el compañerismo y la amistad.

Estos son tan sólo algunos de los múltiples beneficios de practicar deporte con juegos populares y tradicionales. Una opción muy interesante que los profesores pueden aplicar en los colegios para así conseguir que todos los niños realicen actividad física a la vez que se conserva un tradición muy sana, que triunfó en la infancia de los niños 70 y 80.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*