Ejercicios para tonificar los brazos

Una de las zonas que incluso los más reacios al ejercicio sueñan con tener tonificada son los brazos. Las extremidades superiores son una de las partes del cuerpo que más se resienten con los cambios de peso e incluso el paso de los años y la falta de actividad física.

sabes como tonificar los brazos

Pero, ¿qué ejercicios puedes hacer para tonificar tus brazos? Voy a intentar ayudarte…

Tonificar brazos

Con los años, tener unos brazos fuertes y fibrosos se hace más complicado. El músculo tiende a perder fijeza, estabilidad, potencia y a no rellenar el tejido. Por ello, se suele notar en muchas ocasiones cierta flacidez. La piel se destensa, el brazo se cae y se observa que se va perdiendo consistencia.

Es importante que seas activo y ejercites los brazos realizando sencillos y básicos ejercicios para mantener y recuperar en menor o mayor medida el tiempo perdido.

No valen las excusas, ya que casi no te llevará tiempo, no hace falta que lo hagas todos los días, ni es necesario que te apuntes a un gimnasio. Bastará con un poco de fuerza de voluntad y los siguientes ejercicios. ¿Estás preparado?

Ejercicios básicos de brazos

El número de series y repeticiones puede variar, pero para empezar con una rutina básica, debes ejecutar 3 series de 20 repeticiones cada una por cada ejercicio.

  1. Flexión de codo: de pie, frente a un espejo, coge dos pesas ligeras (en casa puedes utilizar dos botellas de agua) y con los brazos pegados al cuerpo flexiona el codo de un brazo con la palma de la mano mirando hacia arriba y vuelve a la posición inicial. Repite el procedimiento con el otro brazo. De esta manera trabajarás principalmente el bíceps.
  2. Elevaciones laterales de brazos: repite la posición inicial del ejercicio anterior y de nuevo haz uso de las pesas o botellas. En este caso se trabajará más el hombro. Para ello eleva al mismo tiempo los dos brazos hasta llegar a una posición horizontal con el suelo y vuelve a la posición inicial sin llegar a tocar el cuerpo.
  3. Flexión de codo para tríceps: de pie, con los brazos totalmente levantados y estirados (con pesas o botella en cada mano) y las palmas de las manos mirándose, flexiona el codo de forma que tus muñecas caigan por detrás de la cabeza con los brazos fijos. Recupera de nuevo la posición inicial.
  4. Flexión de codo con barra: recupera la postura del primer ejercicio pero ejecuta la actividad con los dos brazos al mismo tiempo (puedes hacerlo con una barra o con las dos botellas de agua elevándolas al mismo tiempo). Flexiona los brazos hasta casi llegar a tocar con la barra el pecho y vuelve a la posición inicial.

Con estos sencillos ejercicios y siguiendo una correcta alimentación, observarás como tus brazos dan un cambio significativo. ¿No tienes ganas de empezar?

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*