Qué postura debo tener en el spinning

De vez en cuando me gusta dirigir alguna clase de spinning en el gimnasio en el que trabajo, ya que me parece una actividad bastante dinámica y divertida. Y aunque el spinning es un deporte muy eficaz a la hora de quemar grasa y bajar de peso, debes tener en cuenta que, como en todos los ejercicios físicos, la postura es un aspecto muy importante.

al hacer spinning debemos tener cuidado con la postura

Sin embargo, quizás en el spinning esta cuestión sea aún más relevante, puesto que el nivel de exigencia sobre la bicicleta es muy grande y una mala postura puede ser muy perjudicial. Hay diversos elementos que hay que tener en cuenta como la regulación del sillín o del manillar.

La espalda es el gran problema

A la hora de practicar spinning, una zona especialmente sensible es la espalda, puesto que hay momentos en los que debes ponerte de pie y pedalear con fuerza y eso puede hacer que se resienta. En especial la zona dorsal, que puede verse afectada por la tensión acumulada en los hombros y el cuello durante la sesión. Seguro que si practicas spinning lo has notado alguna vez.

Es importante que durante el tiempo que lo practiques, trates de mantener la espalda en una postura natural, sin forzarla. En este objetivo juega un papel fundamental la zona abdominal, ya que contribuye a equilibrar la espalda evitando que se doble más de lo recomendable.

Los brazos juegan un papel importante

Las extremidades superiores también hay que vigilarlas. Procura que tanto tus codos como tus muñecas estén situados en la posición correcta, de lo contrario, puedes sufrir lesiones más o menos importantes. Los codos deben de estar flexionados para evitar la aparición de tendinitis y lesiones similares, y las muñecas deben evitar soportar el peso del tronco para que no sufras esguinces.

En cuanto a las extremidades inferiores, son uno de los elementos fundamentales a la hora de practicar spinning. La razón es, lógicamente, que al tratarse de un ejercicio que realizas sobre una bicicleta, la mayor parte del esfuerzo lo realizas con las piernas. La parte más sensible es sin ninguna duda la rodilla. Para protegerlas de un esfuerzo excesivo que pueda provocar una lesión, es muy importante que regules el sillín de la bicicleta correctamente. ¡Es lo primero que debemos hacer antes de subirnos a la bici!

De esta manera tus rodillas no estarán demasiado flexionadas o demasiado estiradas, pudiendo derivar en problemas. Deben situarse a la altura de tu cintura cuando estés sentado sobre la bicicleta para que no estén excesivamente altas ni excesivamente bajas.

Siguiendo estas recomendaciones, te invito a que pruebes alguna clase de spinning e intentes aguantar el ritmo, te garantizo que te cansarás, pero seguro que no sufrirás lesiones.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*