¿En qué consiste la lucha grecorromana?

Hay deportes que, con el paso de los años, han ido convirtiéndose en minoritarios como consecuencia de la aparición de infinidad de nuevas modalidades deportivas que han ido extendiéndose entre la población.

Conoce la lucha grecorromana

Un ejemplo de deporte que ha perdido parte de su fama es la lucha grecorromana. ¿La conoces?

Tiene miles de años de antigüedad

La lucha grecorromana, como puedes imaginar, tiene su origen en la antigua Grecia. De hecho, se hizo popular como disciplina de los Juegos Olímpicos. Con el paso de los años, esta disciplina fue evolucionando, creándose una Federación Internacional que se encarga de regular todo lo relacionado con las competiciones de lucha grecorromana.

También se permitió a las mujeres practicar esta disciplina deportiva. Además, se fueron introduciendo algunas modificaciones de mayor o menor importancia en la mecánica de los combates.

Existen unas normas

La lucha grecorromana, como la gran mayoría de los deportes, cuenta con un reglamento que establece los aspectos fundamentales de esta modalidad deportiva. Como en la mayoría de los deportes de lucha, los participantes en la lucha grecorromana están divididos por edad y peso, de manera que haya enfrentamientos más o menos equilibrados. Existen 7 categorías sénior y 8 junior. Los combates están controlados por 3 árbitros (uno en la mesa, otro en el tapiz y otro desde el exterior del tapiz).

Una cuestión que me llama mucho la atención es el modo en que se llevan a cabo los combates. Están divididos en 3 partes de 2 minutos con un descanso entre ellos de 30 segundos. Sin embargo dentro de cada parte hay diferentes etapas.

La primera etapa dura 1 minuto y en ella el combate se desarrolla normalmente, mientras que las dos siguientes partes duran 30 segundos cada una, pero son algo particulares. En la primera etapa de estas dos, uno de los luchadores, el que va ganando según los árbitros, tiene la posibilidad de agarrar primero. Cuando acaban los primeros 30 segundos se invierten las tornas y es el “perdedor” el que puede agarrar al oponente.

Para ganar un combate debes conseguir o que tu oponente se mantenga apoyado sobre el tapiz durante la cuenta del árbitro o bien ganar dos de las tres partes del combate. Cada tipo de agarre y golpe está calificado con una puntuación (entre 1 y 5 puntos), de manera que cada periodo lo gana el luchador que sume más puntos o el que consiga una diferencia de 6 puntos, hacer dos técnicas de 3 puntos o una técnica de 5 puntos.

En la lucha grecorromana también existen algunos golpes que son considerados ilegales, como golpear en la garganta o agarrar la cabeza del contrario con los dos brazos.

¿Alguna vez has probado este tipo de lucha?

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*