¿En qué consiste la lucha libre?

Los deportes de combate son una buena alternativa a las clases grupales y a los entrenamientos de gimnasio más tradicionales. Pero ¡no te confundas!, combate y artes marciales no tienen por qué ser sinónimos. Y es que existen más modalidades deportivas de este tipo que no forman parte de las artes marciales. Un ejemplo es la lucha libre y hoy te voy a hablar un poco sobre ella.

Fotolia_1116082_S-655-x-328

No se utilizan golpes

Cuando se escucha el término lucha libre, lo normal es que te venga a la mente mucha violencia y todo tipo de golpes, tanto puñetazos como patadas. Pues nada más lejos de la realidad.

De hecho, la lucha libre se caracteriza por todo lo contrario, es decir, por derrotar al contrario sin utilizar ningún tipo de golpe. Este deporte es disciplina olímpica, lo que demuestra lo extendido que está en muchos países. Además, si como en mi caso, tienes algún canal deportivo en la televisión, no será raro encontrarte con cierta frecuencia con un combate de lucha libre.

El modo en que puedes derrotar a tu oponente es consiguiendo que, durante un tiempo concreto que cuenta el árbitro, tu rival tenga los hombros completamente apoyados en el tapiz. Cuando no es posible ganar de esta manera, la victoria se produce a los puntos, ya que los jueces puntúan las diferentes técnicas que se van utilizando durante la lucha.

Según la edad que tengas, existen diferentes categorías de peso para que haya una lucha más o menos igualada. Así es más justo, ¿no te parece?

Debes diferenciarla de otro tipo de luchas

Aunque te pueda parecer obvio, conviene que sepas que la lucha libre no tiene nada que ver con la lucha grecorromana ni con el pressing catch o lucha libre profesional. Las tres disciplinas tienen sus similitudes, pero son muy diferentes.

Por ejemplo, en la lucha grecorromana, durante el combate, está prohibido utilizar las piernas para atacar o ir a por las del oponente. Esta es una gran diferencia con la lucha libre, en la que sí está permitido hacerlo.

Sin embargo, ambas comparten el resto del reglamento que legisla estos deportes. Por su parte, la lucha libre profesional o pressing catch, como se conoce en Estados Unidos, es más un espectáculo que un deporte en sí. En este tipo de combates está permitido pegar puñetazos y patadas al oponente, a diferencia de la lucha libre tradicional.

Si te gustan los deportes de combate, prueba la lucha libre y seguro que no te arrepentirás.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*