¿Conoces las flexiones hindúes?

Las flexiones son uno de los ejercicios más conocidos a la hora de entrenar en el gimnasio. ¿Quién no las ha hecho alguna vez? ¡Yo las odiaba en el colegio! Pero lo cierto es que son especialmente eficaces para entrenar el pecho, aunque también pueden ayudar a trabajar otras zonas. Sin embargo, lo que mucha gente no conoce es que no existe un único tipo de flexiones. Por ejemplo, uno de los tipos de flexiones más desconocidos es el de las flexiones hindúes. ¿Las has hecho alguna vez?

¿Conoces las flexiones hindúes?

Permiten trabajar también los hombros y los tríceps

Este tipo de flexiones, originarias de la India, aportan un beneficio extra a los habituales de este ejercicio. El motivo es que permiten no solo entrenar tu pecho, sino que la manera de hacerlas influye en tus hombros y en tus tríceps, fortaleciéndolos.

La forma de realizarlas es la siguiente: tras un calentamiento previo que te prepare para el entrenamiento, debes colocarte boca abajo, con las manos apoyadas a la altura del pecho y los pies ligeramente separados con las puntas apoyadas en el suelo. Tu posición es, pues, en principio idéntica a la que adoptarías para realizar las flexiones tradicionales.

Es una postura similar a una V invertida

Es ahora cuando se introduce el factor diferencial de las flexiones hindúes: una vez estás colocado en esa postura, debes elevar tus nalgas para comenzar el ejercicio. Para que te hagas una idea: tu cuerpo debe parecer más o menos una V invertida cuando empieces a hacer estas flexiones. Es importante que el resto de tu cuerpo permanezca recto durante el ejercicio.

En estas flexiones los brazos juegan un papel principal, ya que tendrán que soportar el peso de tu cuerpo. Para llevar a cabo las flexiones hindúes tienes que desplazar tu cuerpo hacia adelante y ponerlo totalmente horizontal respecto al suelo y muy cerca de este. Para conseguirlo tus hombros deben moverse y algunas zonas, como el deltoides, los tríceps y el pecho, soportan todo el esfuerzo. Cuando tu cuerpo esté ya casi pegado al suelo, debes volver a la posición inicial y repetir el ejercicio las veces que puedas o consideres oportuno. Tanto tus manos como tus pies deben estar en contacto con el suelo durante todo el ejercicio, tanto al bajar como al volver a la posición inicial. También debes asegurarte de controlar el movimiento para que sea realmente efectivo.

La respiración es fundamental a la hora de practicar este tipo de flexiones, y la manera correcta de hacerlo es tomar aire cuando vuelves a la posición inicial y expulsarlo cuando estás realizando las flexiones.

Prueba esta modalidad de flexiones y seguro que notarás unos resultados asombrosos en tus hombros y en tus tríceps.

 

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*