Descubre los ejercicios de Mountain Climber

A la hora de entrenar lo que se busca es realizar un trabajo lo más eficiente posible. Algunas personas prefieren trabajar grupos musculares concretos de manera aislada y para eso existen muchos ejercicios que pueden realizar. Sin embargo, hay otras personas que optan por realizar un trabajo más global, en el que se realizan ejercicios que implican varios músculos a la vez. Un ejemplo de este tipo de ejercicios son los de Mountain Climber o ejercicios de escalador. ¿Los conoces?

Descubre los ejercicios de Mountain Climber

Realizas tanto trabajo aeróbico como anaeróbico

Los Mountain Climber son uno de los ejercicios más completos que se pueden realizar en un gimnasio. Lo practican mucho, por ejemplo, las personas aficionadas a las artes marciales. Y como ya estarás imaginando, reciben este nombre porque los movimientos que se llevan a cabo en ellos son muy similares a los que se realizarían durante una ascensión.

Los ejercicios de Mountain Climber exigen un gran trabajo cardiovascular a la vez que entrenan zonas como las piernas, el pecho, el abdomen y los hombros. Como ves, movilizan tanto tu tren superior como tu tren inferior, obligándote a trabajar todo tu cuerpo en su conjunto. Eso te permite quemar grasa a la vez que tonificas los músculos.

Otra gran ventaja de este ejercicio es que no requiere el uso de ningún material o accesorio adicional. Te basta con tu cuerpo para llevarlo a cabo. Sin embargo, te recomiendo que, sobre todo al principio, utilices alguna colchoneta o esterilla que te proteja de posibles golpes.

¿Cómo hacer los Mountain Climber?

Para practicar los Mountain Climber tienes que colocarte boca abajo, como si fueras a hacer flexiones, con los brazos estirados y las palmas de las manos apoyadas en el suelo y separadas por la distancia que hay entre tus hombros. Una vez en esta posición, debes estirar una pierna y flexionar la otra con las puntas de ambos pies apoyadas en el suelo. El ejercicio consiste en ir acercando hacia el pecho cada rodilla dando pequeños saltos de manera alterna. A medida que aumentas la velocidad, el trabajo cardiovascular es más intenso. Además, tanto tus brazos como tus piernas tienen que hacer fuerza para mantener la posición, por lo que se van fortaleciendo con cada repetición. Las primeras veces seguramente no aguantarás más de 15-20 repeticiones seguidas pero, conforme vayas practicando, conseguirás aumentar el número de repeticiones y te pondrás en forma rápidamente.

Prueba los Mountain Climber y verás como tu cuerpo te lo agradece, pues realizarás un entrenamiento muy completo con un solo ejercicio.

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*