Aprende a respirar correctamente en el yoga

La respiración es una parte fundamental de la práctica del yoga. Junto con la meditación y la relajación, constituyen los pilares de la filosofía del yoga. Si no eres capaz de controlar tu respiración, será muy complicado que puedas conseguir llevar a cabo con éxito los ejercicios. Por eso, es muy importante que aprendas a respirar correctamente si quieres alcanzar los objetivos que buscas con la práctica del yoga.

Aprende a respirar correctamente en el yoga

Sin embargo, aprender a respirar no es un proceso sencillo debido a que en el yoga hay varios tipos de respiración. De hecho, aunque yo llevo varios años practicando yoga, todavía me cuesta realizar la respiración de forma instintiva.

La respiración es clave

¿Sabes en qué consiste exactamente la respiración yóguica? En reeducar a tu cuerpo para que aprenda a utilizar toda la capacidad pulmonar. Aunque se dice muy rápido, este proceso es complejo porque necesitas que todo tu cuerpo se implique en este objetivo. Para facilitar el aprendizaje, el yoga divide tu cuerpo en tres partes y establece métodos para que aprendas a trabajar con cada uno de ellos de manera individual para posteriormente llevar a cabo la respiración en su conjunto.

Existen tres tipos de respiración

Las tres partes en que el yoga divide tu cuerpo son: región abdominal, región diafragmática y región pectoral o clavicular.

La región abdominal se localiza en tu estómago por debajo del ombligo. Para trabajar esta zona sitúa tu mano en esa zona y toma aire profundamente. ¿Notas cómo tu vientre se expande y se contrae cuando expulsas el aire que has inspirado? Con este ejercicio aprendes a tomar aire desde la zona más baja de tu abdomen.

Cuando ya controlas esta parte de la respiración comienza a trabajar con la siguiente región: la diafragmática. Esta zona se sitúa por encima del ombligo, en las costillas. El ejercicio para trabajar la respiración con esta zona es similar al de la región abdominal. Debes colocar tu mano en la parte superior del abdomen y tomar aire. Notarás que tu mano se mueve. La respiración tiene que hacerse solo con esta zona.

Cuando ya creas que dominas esta región, puedes pasar a la última: la región pectoral o clavicular. Se sitúa en la zona del pecho y para trabajar la respiración de esta zona debes colocar tu mano en el pecho y notar cómo se elevan tus clavículas cuando inspiras profundamente. Después expulsa el aire evitando que se mueva tu abdomen o tu diafragma.

La técnica que utiliza el yoga para aprender a respirar es trabajar cada zona por separado y así conseguir el éxito conjunto. ¿Tú lo has conseguido?

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*