El papel fundamental de la respiración en el yoga

Lo primero que te enseñará tu profesor cuando empieces a practicar yoga será a aprender a controlar tu respiración para conseguir estabilizar tu cuerpo y relajarte, que es el objetivo fundamental del yoga.

la importancia de la respiración al hacer yoga

La respiración juega un papel clave en tu cuerpo y, por tanto, saber manejarla es muy importante y beneficioso para tu salud. Para llevar a cabo correctamente los ejercicios de yoga tienes que ser capaz de manejar tu respiración y adaptarla a las necesidades del ejercicio. Sin un buen control de tu respiración te será muy complicado realizar correctamente los asanas. Al principio te parecerá muy compllicado, pero tranquila, con prácticas le pillarás el truco muy pronto.

La respiración permite eliminar los bloqueos

La base del yoga es la necesidad de la existencia de un equilibrio entre las distintas energías de tu cuerpo. Las energías fluyen por los distintos canales internos, pero en ocasiones surgen bloqueos que impiden ese tránsito libre de energía. Los asanas buscan eliminar esas interrupciones de la circulación de energía por tu cuerpo con la ayuda de la respiración. Así se explica el papel fundamental que juega el control de la respiración en el desarrollo de los ejercicios de yoga.

Según las bases del yoga puedes aumentar tu energía interna a través del aire que respiras, llenando tus reservas con la práctica de los asanas.

Tu respiración te ayuda a relajarte 

Aunque lo veas complicado, si eres capaz de controlar tu respiración, serás capaz de conseguir un nivel suficiente de autocontrol corporal. Ese autocontrol te ayudará a alcanzar un estado de relajación que te ayude a eliminar toda la tensión acumulada por el estrés del día a día.

La respiración es la base sobre la que se desarrolla todo el yoga y, una vez que consigas controlar tu respiración, alcanzar el resto de objetivos será una tarea mucho más sencilla. La respiración es la forma en la que conectas tu cuerpo y tu mente con el fin de buscar el equilibrio entre ambas. Si consigues alcanzar ese tan preciado equilibrio no habrá problema que se te resista, ya que serás capaz de controlar tu mente y eliminar esos pensamientos que pueden distorsionar el libre flujo de energía.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*