Espiritualidad y religiosidad con el karma yoga

El yoga está instalado de pleno derecho como una de las disciplinas más demandadas por hombres y mujeres para ejercitar tanto el cuerpo como la mente.

Espiritualidad y religiosidad con el Karma Yoga

Seguro que conoces a varias personas que se han apuntado a clases grupales de yoga y que están muy contentas con los resultados obtenidos. Sin embargo, no existe un único estilo de yoga y cada una de las diferentes modalidades tiene unas características que la diferencian de las demás. Uno de los estilos menos conocidos es el karma yoga. ¿Lo has practicado alguna vez?

Es el yoga de la acción

El karma yoga es una de las modalidades de yoga que tiene un mayor componente filosófico. Es más una corriente de pensamiento que se aleja del concepto de yoga que existe actualmente. Las ideas en que se basa el karma yoga proceden del libro sagrado del hinduismo y, por tanto, tiene un alto significado religioso. Por eso precisamente a mí no me llama mucho la atención.

Y es que la base del karma yoga es que cada persona tiene que llevar a cabo las acciones que le son encomendadas por Dios, sin importar los resultados de dichas acciones, ya que son un deber. Se podría considerar como la acción desinteresada porque no buscas ningún beneficio con ello, sino únicamente cumplir con el mandato de Dios.

El karma juega un papel fundamental

Lógicamente, el karma yoga está muy vinculado al concepto del karma, algo con lo que sí que estoy totalmente de acuerdo. ¿Sabes lo que es el karma? Esta palabra hace referencia a la respuesta divina a las acciones que realizas al cabo de tu vida. Por ejemplo, si tú ayudas a alguien esperando recibir algo a cambio, el karma actuará haciendo que no recibas lo que querías.

El karma puede ser tanto positivo (recibiendo algo bueno por tu acción) como negativo (te pasa algo malo como consecuencia de una acción mala).

Un concepto muy novedoso del karma yoga es que considera que la inacción es una forma de acción. Puede resultar difícil de entender pero ya verás como no lo es. Existen personas que deciden no hacer ningún tipo de acción y dedicarse únicamente a la meditación. El karma yoga considera que la acción que estas personas llevan a cabo es la meditación por mandato de Dios y, por tanto, están cumpliendo con su deber divino. Puedes estar a favor de esta corriente o no, pero no puedes negar que es curioso, ¿verdad?

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*