Descubre el ‘Mysore yoga’ y entra en contacto con tu alma

Si lees mi blog habitualmente ya sabrás, que el yoga es una disciplina oriental que cuenta con diversos estilos a la hora de practicarlo, por ejemplo: el bhakti, el kriyá, el hatha o el ashtanga. Cada uno de ellos tiene sus características propias que lo hacen diferente a los demás, aunque suelen existir algunos elementos en común entre ellos. Hoy quiero presentarte el mysore yoga, que está muy vinculado con el ashtanga yoga.

Descubre el Mysore yoga y entra en contacto con tu alma

Recibe el nombre por una ciudad

Mysore es el lugar de la India en el que se comenzó a desarrollar el ashtanga yoga en sus orígenes, gracias a las enseñanzas del gurú Sri K. Pattabhi Jois. Es una variación de este estilo de yoga, aunque tiene semejanzas con él. El ashtanga es el estilo más sencillo de yoga y el que más fácilmente asimila la gente, por lo que es el que más se enseña en los centros de yoga y el que más eligen las personas que se quieren iniciar en esta disciplina.

En las clases de mysore yoga realizas una secuencia de ejercicios de manera colectiva, aunque cada uno a su ritmo y evolucionando individualmente. Los monitores se encargan de corregir los fallos que tengas y de enseñarte nuevas posturas en función de tu mejoría. Lo que se busca es que consigas tu objetivo sin importar cómo avanza el resto de rápido. Se preocupa más por el desarrollo personal que por el conjunto. Algo positivo en este caso, ¿verdad?

Se celebra en la Mysorehouse

Los lugares en los que se desarrollan las clases de mysore yoga reciben el nombre de Mysorehouse. Es el lugar de reunión en el que las personas amantes de este estilo de yoga evolucionan y aprenden a conocerse a sí mismos, y a eliminar todo el ruido y el estrés que les rodea en su vida diaria a partir del silencio y la respiración.

Con el mysore yoga dedicas una parte del día a concentrarte para estar en contacto con tu alma mediante diferentes ejercicios que te ayudan a trabajar la relación con tu yo interior y a fortalecer el vínculo contigo mismo. Algunas personas que conozco me han aconsejado que, si me gusta el mysore yoga, tengo que viajar alguna vez a esta ciudad india, ya que el nieto del fundador del mysore yoga imparte clases allí y es una experiencia muy enriquecedora.

Yo te hago la misma recomendación: si pruebas el mysore yoga y te gusta, intenta visitar el centro de yoga que te he mencionado,si tienes la posibilidad. Seguro que no te arrepientes.

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*