El Gatka: el arte marcial sij

Hoy te traigo una disciplina que he descubierto hace poco pero me ha parecido de lo más interesante y espectacular: el Gatka. ¿Te suena?

El Gatka: el arte marcial sij

Creada en el Punjab, en la India, hace 500 años por el gurú Nanak, la religión sij cree en un dios único, presente en cada uno de nosotros independientemente de nuestra raza, religión, sexo… Es, por tanto, una religión tolerante, que predica el amor entre los hombres, pero que incluye entre sus “mandamientos” el deber de proteger a los débiles y hacer frente a la injusticia. Todo sij creyente debe prepararse para poder hacerlo llegado el momento, y esta preparación incluye la práctica del Gatka, un arte marcial creado por los devotos sijs.

El equilibrio espiritual

El Gatka es una forma de lucha de origen religioso que solo está permitido usar para defender la propia vida o la de los demás y que busca, sobre todo, el equilibrio espiritual y la armonía entre el cuerpo y la mente, porque esto es lo que al final hace tan eficaz esta técnica de lucha. El ritmo de los movimientos y de la respiración, la precisión, la coordinación, y la velocidad son, por tanto, elementos esenciales que esta técnica quiere desarrollar.

Es, además, un arte marcial espectacular. A mí desde luego me impactó. Sin armas o con ellas, la imagen de estos hombres con su llamativos turbantes (los sijs no se cortan nunca el pelo y lo mantienen así recogido) suspendidos en el aire blandiendo sus enormes espadas es realmente prodigiosa. Todo ello acompañado habitualmente por el sonido de tambores que ayudan a los luchadores a mantener el ritmo.

El Gatka utiliza una gran variedad de armas. Se considera que la principal es la espada khanda, que debe medir lo mismo que la pierna del que la usa, pero hay muchas más como  los sottis, reservados para los principiantes, que son armas sin filos ni puntas habitualmente realizadas con bambú.

¿Puede practicarlo cualquiera?

Ya puedes imaginarte, por todo lo que te acabo de comentar, que los beneficios del Gatka, tanto o más que físicos, son psíquicos o espirituales: el cuerpo ha de convertirse en el reflejo de un alma equilibrada, flexible, atenta y generosa.

Pero quizás te surja la duda de si es una forma de lucha únicamente reservada a los fieles de la religión sij. En modo alguno. Ya antes te mencionaba que esta religión se basa en el respeto a las demás religiones y creencias y en el amor a todos los hombres, pues considera que Dios está en cada uno de ellos. No existe, por tanto, en la propia religión sij nada que pueda excluir a nadie de la enseñanza del Gatka. Solo existe una condición: aprender esta técnica de lucha como una forma de desarrollo espiritual y hacer uso de ella solo defensivamente.

Si buscas un arte marcial que no solo te ayude a liberar tensiones sino también a encontrarte a ti mismo, considera seriamente el Gatka. Muchos centros de yoga lo incluyen ya en su oferta formativa.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*