Posturas de yoga para combatir la artrosis

Como ya sabes, el yoga es una actividad excelente para ejercitar tu cuerpo y tu mente. Pero, además, es especialmente recomendable para ayudarte a luchar contra algunas enfermedades que te afectan tanto a nivel físico como mental.

Posturas de yoga para combatir la artrosis

Por ejemplo, recientemente una conocida me habló de los beneficios que le supuso el yoga para su artrosis. ¿Quieres saber más?

Afecta a varias zonas

La artrosis es una enfermedad que, cuando aparece, no suele limitarse a una zona en concreto, sino que se manifiesta en diferentes partes del cuerpo. Se trata de una enfermedad que afecta a las articulaciones de tu cuerpo, como consecuencia del desgaste del cartílago. Por tanto, puede aparecer en tus manos, en tus pies, en tus rodillas, en tus codos e, incluso, en tu cadera. Como consecuencia de la artrosis, aparece dolor más o menos intenso que puede llegar a incapacitarse. Para combatirlo hay algunas actividades que son muy buenas y una de ellas es el yoga.

Según la zona hay posturas más adecuadas

El yoga te permite ejercitar todo tu cuerpo mediante diferentes posturas y, por tanto, según la zona en la que tengas artrosis será mejor una postura u otra. Por ejemplo, si la artrosis te afecta a las manos, puedes realizar la siguiente postura: toma aire y eleva los brazos hacia adelante hasta situarlo a la altura de tus hombros. Debes poner las palmas de las manos mirando hacia el frente mientras expulsas el aire. A continuación, vuelve a inhalar mientras separas los dedos de las manos y expulsa el aire a la vez que pegas los pulgares a las palmas de las manos. En función del dolor, haz entre tres y siete repeticiones.

Para la artrosis de columna, te recomiendo esta otra postura. Separa tus piernas la distancia del ancho de tus caderas y toma aire. Mientras lo expulsas, acerca tu mentón al pecho y tu tronco tiene que descender poco a poco hasta que estés en contacto con el suelo. Una vez que estés en esta postura, camina hasta ponerte a cuatro apoyos. Después toma aire y arquea la espalda llevando la cabeza hacia atrás. Mientras expulsas el aire, haz el movimiento contrario, es decir, acerca tu cabeza hacia el pecho, lo que hará que se curve tu espalda. Repite entre cinco y siete veces.

El yoga puede ser un ejercicio muy útil para ayudarte a sobrellevar mejor los síntomas de algunas enfermedades.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*