Claves para aumentar la resistencia al correr

Una de las grandes preocupaciones de los runners, especialmente cuando empezamos, es cómo aumentar nuestra resistencia corriendo, es decir, cómo durar más o aguantar mejor. Siento deciros que no hay pócimas mágicas para ello. El verdadero secreto es el entrenamiento constante, la perseverancia y la predisposición.

como ser más resistente al salir a correr

¿Esperabas otro tipo de consejos? No existen los trucos milagrosos y el éxito sin esfuerzo, pero sí puedo darte pequeñas consignas para que aumentes tu resistencia. Eso sí, dependerá de ti y de tu fuerza de voluntad. Allá vamos.

Resistencia a la carrera

Lo primero que has de saber, de una forma muy general, es que el cuerpo está dividido en dos tipos de fibras, las lentas (también llamadas rojas) y las rápidas (conocidas como blancas).

Las fibras blancas, es decir, las rápidas, son las fibras que están más desarrolladas por ejemplo en los velocistas y permiten esfuerzos momentáneos  a gran velocidad de ejecución en un espacio de tiempo muy reducido, es decir, en cuestión de segundos.

Por otra parte, las rojas son las fibras relacionadas con los esfuerzos constantes de larga duración en el tiempo, de resistencia. La velocidad como tal es complicada de mejorar incluso con duro entrenamiento; por el contrario, la resistencia aumentará fácilmente con el trabajo y podremos observar la mejora claramente. Aumentaremos nuestras fibras lentas.

Desde mi propia experiencia, te explico algunos consejos que me han ayudado a aumentar la resistencia y a poder aguantar una maratón

Claves para mejorar la resistencia

Una buena planificación semanal de entrenamientos es esencial. Los días de descanso son muy importantes para que te recuperes del esfuerzo realizado. Mucha gente piensa que hay que entrenar duro todos los días y que cuantas más horas, mejor. Esto no es exactamente así, ya que es en los días de recuperación y descanso cuando más se mejora.

Para empezar, entrena 3 días a la semana con descansos en el día intermedio. Es decir, puedes entrenar lunes, miércoles y viernes, descansando martes y jueves.

En los primeros entrenos puede venirte bien correr en un sitio conocido, pero con el paso de las sesiones, es importante cambiar de recorridos, para que no te estanques.

No debes hacer siempre el mismo tipo de entrenamiento y los mismos minutos. Lo ideal es que vayas aumentando progresivamente el tiempo y la distancia. Si no puedes, en el momento de cansancio anda, es preferible eso a parar. Cuando te termines de recuperar, vuelve a trotar muy suave.

Según vayas avanzando en tiempos de carrera, es positivo que no solo hagas resistencia de larga duración. Puedes hacer series (3 o 4 series) de 300 metros a mayor velocidad, andar entre medias y volver a realizarlo. Para este tipo de entrenamiento es bueno conocer las distancias del lugar donde entrenes, una pista de atletismo o un campo de fútbol puede servirte perfectamente.

Otra buena opción es correr menos tiempo pero a mayor ritmo. No siempre ir aumentando el tiempo de carrera, sino aumentar la intensidad, disminuyendo el tiempo.

También pueden resultarte muy beneficiosas sesiones centradas en controlar la respiración (nariz-boca). Además, compaginar el running con otros deportes o actividades como la natación o montar en bicicleta, pueden ayudarte a mejorar tu resistencia aeróbica.

Semana a semana notarás una gran evolución. Se irán superando con mayor facilidad los momentos de fatiga y cada vez estarás más preparado para correr más tiempo y resistir mejor el cansancio. ¿A qué estás esperando?

17 comentarios sobre:
“Claves para aumentar la resistencia al correr”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*