¿Cuál es la temperatura idónea para correr?

Para practicar running adecuadamente deben darse unas determinadas condiciones. La climatología es un factor importante, pero no solo influye si llueve o nieva. También la temperatura que haga en el momento de correr afectará a tu rendimiento y a tus posibilidades de obtener buenos resultados. Se han realizado estudios para determinar cuál es la temperatura ideal para correr. ¿Quieres conocer los resultados?

¿Cuál es la temperatura idónea para correr?

El calor influye en nuestro cuerpo

Debido a que el cuerpo humano debe mantenerse a una temperatura más o menos constante de unos 37 grados, el organismo realiza diferentes acciones para autorregular su temperatura. Cuando haces ejercicio, el cuerpo aumenta su temperatura para hacer frente al esfuerzo. Aquí es donde entra en juego la temperatura ambiente, ya que, cuanto mayor sea esta, más trabajo le costará a tu cuerpo regular la suya y eso afectará a tu rendimiento. Si hace mucho calor, tu cuerpo suda para enfriarse, pero no puede hacerlo indefinidamente, y llegará un momento en que la temperatura de tu cuerpo sea tan alta que provoque tu deshidratación, lo que  influye en que te canses antes e, incluso, puede provocarte mareos.

Es mejor correr con frío

Aunque a muchas personas les cuesta salir a correr cuando hace frío, algunos estudios han determinado que la temperatura ideal para practicar running es la que está entre los 3ºC y los 10ºC. Hay que tener en cuenta que se está hablando de sensación térmica, por lo que debe considerarse no solo la temperatura que marca el termómetro, sino también otros factores como el viento y la humedad para determinar si un día tiene la temperatura ideal. Pero, en general, para tu cuerpo es mucho más fácil trabajar contra el frío que contra el calor y eso afecta a tu capacidad para correr.

También la edad es un factor determinante a la hora de encontrar la temperatura ideal para el running, pues el funcionamiento del organismo de una persona mayor o un niño no es igual al de un adulto, lo que provoca que sus respectivas “temperaturas ideales” tampoco lo sean.

Es además evidente que la vestimenta influye en tu percepción de la temperatura ambiente. Un truco muy útil para elegir correctamente la ropa que debes usar para correr y conseguir que esta no influya negativamente en tu rendimiento es vestirse como  lo harías si hicieran unos 15ºC menos de los que realmente hacen. Ten en cuenta que el ejercicio subirá la temperatura de tu cuerpo y si vas demasiado abrigado tu temperatura corporal acabará siendo más alta de lo recomendable.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*