La Spartan Race, la prueba de obstáculos más famosa del mundo

Como habrás visto en este blog, si por algo se caracteriza el mundo del running es por la infinidad de posibilidades que ofrece. Desde carreras cortas hasta carreras que pueden llegar a durar 24 horas. También hay carreras en las que se introducen diferentes obstáculos durante el recorrido para endurecer la prueba. Un ejemplo de este tipo de carreras con obstáculos es la Spartan Race, una de esas pruebas que tengo claro que tengo que hacer alguna vez en mi vida. ¿Has oído hablar de ella?

La prueba de obstáculos más famosa del mundo: la Spartan Race

Se corre por todo el mundo

Esta prueba fue ideada por la marca deportiva Reebok en 2010 y, a día de hoy, se realizan más de 70 carreras de este tipo en países como Estados Unidos, Francia o Australia, considerándose la carrera de obstáculos más famosa del mundo.

La Spartan Race se caracteriza por la dureza de su recorrido, contando con una amplia variedad de obstáculos que te pondrán a prueba y en la que tendrás que poner a trabajar no solo tu cuerpo, sino también tu mente, siendo capaz de resolver las dificultades que vayan surgiendo en poco tiempo. De ahí viene su nombre, haciendo referencia a los luchadores más duros de la Antigua Grecia. Y es que si los espartanos hubieran hecho alguna prueba, ¡habría sido esta!

Entre los obstáculos que te encontrarás si te decides a participar en la Spartan Race están muros, cuerdas, tubos, etc. Sin embargo, no conocerás el recorrido ni la distancia exacta y tampoco qué obstáculos en concreto hay hasta que no estés metido de lleno en la carrera. Y ahí está la gracia de esta competición.

Hay varios tipos de carrera

Cuando te apuntas a la Spartan Race puedes optar por dos posibilidades: la versión “corta” llamada Spartan Race Sprint o la versión “larga” llamada Spartan Race Súper. Yo soy de los que piensan que si se hace, se hace bien, pero también puede ser una buena opción empezar por la más corta y luego aventurarte con la prueba más larga.

La primera tiene un recorrido no inferior a los 5 kilómetros y puedes encontrar al menos 15 obstáculos, mientras que en la segunda correrás 12 kilómetros cómo mínimo y tendrás que enfrentarte a más de 21 obstáculos.

Sin embargo, lo que más me llama la atención es que existe una clasificación mundial en la que se contabilizan los resultados obtenidos en todas las pruebas de este tipo que se realizan alrededor del mundo. Si te gusta viajar y hacer running, es una buena manera de unir ambas pasiones.

Eso sí, te recomiendo que, si de verdad quieres participar en una Spartan Race, empieces a entrenar lo antes posible porque, como ves, no es una carrera que puedas correr sin preparación previa. ¡Ponte a prueba con la Spartan Race!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*