¿Corres con mochila? Descubre sus ventajas y sus inconvenientes

Algunas personas buscan mejorar su rendimiento en el running y, para eso, tratan de utilizar diferentes medios para alcanzarlos. Una forma muy habitual de hacerlo es utilizando una mochila durante los entrenamientos.

Correr con mochila

Como todo, tiene sus pros y sus contras, yo voy más cómodo sin mochila, pero si tú eres de los que les gusta llevarla, voy a darte unos consejos para que lo hagas de la mejor manera posible.

Entrenar con mochila es una forma diferente de hacerlo

Uno de los objetivos que tienen algunas personas cuando deciden utilizar mochila durante el entrenamiento o la carrera es añadir un extra de dificultad. Eso supone que tu cuerpo tendrá que hacer un mayor esfuerzo durante el running, lo que contribuirá a aumentar tu resistencia y a hacer que tus piernas se fortalezcan más rápidamente.

Con ello conseguirás mejorar tu rendimiento y obtener mejores resultados en poco tiempo. Sin embargo, no todo son ventajas a la hora de correr con mochila. Obviamente, correr con un peso adicional en la espalda puede afectar a esta, además de hacer que tus rodillas tengan que sufrir más de lo necesario durante la carrera, lo que a la larga puede ser perjudicial para ti.

Si lo haces bien, puede ser útil

Un aspecto importante para evitar problemas es escoger una mochila adecuada para el running, que pueda soportar cantidades de peso altas. Es fundamental que cuente con un cinturón que puedas atarte a la cintura, de manera que, una vez puesta, sea la cadera la que soporte el peso y no la espalda, evitando posibles lesiones.

Otra cosa que te ayudará es usar pesos reales en lugar de meter objetos sin más. De esta manera, sabrás cuánto peso estás soportando y podrás ver qué peso eres capaz de llevar.

Debes empezar con poco peso y, según vayas notándote mejor, ir añadiendo progresivamente más carga. Una vez que cargues la mochila con el peso adecuado asegúrate de colocarla de manera que estés lo más cómodo posible, ya que tendrás que aguantar el peso de la mochila durante todo el recorrido.

Las cintas de la mochila deben estar correctamente ajustadas a tu cuerpo sin dejarlas sueltas para que el peso añadido no repercuta en tu espalda. La postura siempre es importante en el running y más incluso cuando corres con peso adicional. Por eso, debes ir relajado y sin tensionar los músculos de tu espalda, hombros y cuello.

Usar una mochila para añadir más peso durante tu entrenamiento puede ayudarte a mejorar tus resultados, pero debes saber utilizarla correctamente para que surta el efecto deseado. ¿Sabes utilizarla?

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*