El cuidado de las piernas

La fatiga que se siente en las piernas después de una dura jornada de incesantes idas y venidas, o de mucho calor, es un fenómeno que conocen muchas mujeres. Hasta que un día esta fatiga se convierte en desagradable sensación de pesadez, a menudo acompañado de antiestéticas hinchazones que inciden en tu figura y tu belleza.

Son  los primeros signos de una insuficiencia venosa que puede evolucionar insidiosamente a lo largo de los años. Se sabe, en efecto, que un tercio de los pacientes que acuden al médico de medicina general presentan signos de insuficiencia venosa, pero solamente uno de cada diez pide consejo.

El diagnóstico se establece en primer lugar valorando la presencia de signos funcionales como pesadez, hinchazón, hormigueo, piel seca o calambres nocturnos. Estos signos suelen empeorar al permanecer mucho tiempo de pie o debido al calor. En el curso de belleza natural te voy a enseñar mis secretos de belleza para que elabores una cosmética totalmente natural y que va a contribuir a relajar tus piernas, desinflamarlas y a activar eficientemente la circulación de las mismas, natualmente con ingredientes naturales de efectos comprobados.

cuidado piernas

Factores implicados

La postura erecta del ser humano implica cierta dificultad para la llamada circulación venosa de retorno.

La sangre, una vez que llega a las extemidades inferiores, debe volver al corazón venciendo la fuerza de gravedad. La bomba cardiaca se esfuerza en aspirar ese flujo que asciende, pero para ello también hace falta que las venas estén en buenas condiciones.

La pared interna de las venas presenta unos repliegues a intervalos regulares. Estas válvulas están dispuestas de tal modo que no se abren si no es mediante una presión ejercida de abajo arriba. Por el contrario, se cierran bajo una presión inversa, lo que supone un mecanismo de seguridad. La sangre venosa no puede normalmente avanzar más que en un solo sentido desde los pies hasta el abdomen.

Pero estas válvulas no son, por desgracia, de la misma calidad en todos los casos. Su relajamiento puede acabar por ocasionar un reflujo sanguíneo con distensiones venosas conocidas como varices las cuales afectan directamente en tu salud y en la belleza de tus piernas.

En algunos casos, debido a que la circulación de retorno no se realiza adecuadamente, un volumen sanguíneo se estanca a nivel de los pies, de ahí la pesadez que se siente. Además las paredes venosas, debido a la presión que se ejerce sobre ellas, se vuelven porosas, como las del sistema linfático, y al no tener un buen drenaje, al agua infiltra los tejidos. Los pies, los tobillos e incluso las pantorrillas se hinchan de forma antiestética y antinatural por el edema y se dificulta la marcha.

Resumiendo: el conjunto de estas anomalías incide sobre la pared venosa y ésta pierde sus propiedades elásticas y contráctiles, la belleza de tus piernas y tobillos se ven afectadas y tu salud se resiente provocándote un exceso de cansancio extra que naturalmente debes soportar

Existen ciertos factores pueden llegar a favorecer estos trastornos circulatorios, especialmente:

  • La herencia. Es fácil encontrar familias enteras con problemas de varices.
  • El modo de vida. Permanecer de pie durante mucho tiempo, sufrir exceso de calor, sobrepeso, sedentarismo, etc.
  • Modificaciones hormonales propias de la mujer. Contracepción mediante pastillas anticonceptivas, embarazo, menopausia.

Actividad física

¿Cómo hacer más ligeras unas piernas pesadas? Ante todo, conviene evitar el sedentarismo y el abuso de los desplazamientos en automóvil. Para estimular la circulación venosa de los miembros inferiores, nada mejor que el más simple de los ejercicios cotidianos: caminar y utilizar algún cosmético natural adecuado para la circulación que puedas usar a diario para mantener la salud y la belleza de tus piernas y que tu misma te puedes elaborar con el curso de belleza natural que voy a lanzar en breve.

Como se ha visto, la bomba cardiaca no consigue por completo el retorno venoso, pero la bomba muscular de la pantorrilla y, sobre todo, la bomba plantar son las que prestarán su ayuda más importante para activar la circulación en tus piernas. En efecto, el apoyo de nuestos pasos al caminar induce una pulsación sanguínea de retorno. Esto ha hecho afirmar que poseemos un segundo corazón plantar fácil de activar y que debes tener muy presente.

Pasear

Es aconsejable dar cortos y frecuentes paseos, de media hora al día como mínimo, con calzado de medio tacón. También para trabajar o andar por casa, evítese tanto el ir sin tacón como como que éste sea demasiado alto. En general, lo ideal sería llevar un tacón de unos 4 a 6 centímetros.

Ejercicios de activación

Por la mañana, tendida sobre la espalda, levanta las piernas y pedalea entre 20 y 30 veces. Una vez levantada, sobre la punta de los pies descalzos, caminar a pequeños pasos durante algunos minutos. Luego, en posición de firmes, elevarse sin moverse del sitio sobre la punta de los pies unas 20 veces.

Deportes

Los buenos ejercicios son aquellos que aseguran una presión repartida sobre el pie y no acaloran demasiado, como la marcha, la natación y la gimnasia, pero no son recomendables el tenis de competición, el baloncesto, el balonmano y el ciclismo. Aunque en este último caso pueda parecer lo contrario, al pedalear es la punta del pie la que hace fuerza, lo que no es bueno para la circulación, ya que se congestionan las pantorrillas.

Esta ha sido mi aportación en este día, si quieres puedes dejar un comentario sobre este artículo o puedes proponer algún tema que te interese sobre el tema de cosmética y belleza. Recuerda que en breve voy a lanzar el curso de belleza natural para que tu misma puedas crear tu propia gama de cosmética natural. Esto es todo.

1 comentario sobre: “El cuidado de las piernas”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*