Cómo superar los problemas para dormir con la dieta

Al igual que otros problemas de salud, que parecen haber cobrado fuerza durante el último siglo de nuestra civilización, el insomnio es un síntoma que puede surgir de diversas formas. Debido a esto, los grupos de población que lo manifiestan son de difícil clasificación, siendo difícil determinar por tanto un origen específico del problema para poder diagnosticarlo, así como saber con exactitud las partes del organismo que se ven afectadas por su aparición (también estos procesos pueden albergar la causa primigenia).

Dentro de este análisis, existe un proceso interno que claramente influye en la progresión del insomnio, llegando a ser en algunos casos una de sus principales causas: el metabolismo. Y la manera más directa de trabajar en favor del metabolismo es a través de nuestra dieta.

trucos para dormir bien

¿Qué es el metabolismo?

El metabolismo es un proceso continuo que comienza cuando somos concebidos y termina cuando morimos. Se trata de un proceso vital para todas las formas de vida. Nuestros cuerpos obtienen la energía que necesita de los alimentos a través del metabolismo, generando las reacciones químicas en las células del cuerpo que convierten las moléculas de los alimentos en la energía necesaria para realizar cualquier movimiento o pensamiento. Existen proteínas específicas en el organismo que se encargan del control de las reacciones químicas del metabolismo, y cada reacción química se coordina con otras funciones del cuerpo. De hecho, miles de reacciones metabólicas ocurren al mismo tiempo para mantener las células sanas y trabajando. Pongamos un ejemplo para entenderlo mejor: he aquí una comparación de cómo el proceso del metabolismo funciona en seres humanos respecto de las plantas.

En primer lugar, una planta depende la energía de la luz solar. La planta usa esta energía junto con la clorofila (molécula que da a las plantas su color verde) para construir azúcares a partir de agua y dióxido de carbono en un proceso conocido como fotosíntesis. De igual forma, cuando las personas y los animales comen las plantas (o, si son carnívoros, al comer animales que han comido las plantas), se llevan esta energía, que junto con otros elementos vitales contribuyen a los procesos químicos del organismo.

El siguiente paso del cuerpo es romper las moléculas recogidas de manera que la energía liberada puede ser distribuida entre las células del cuerpo, funcionando así a modo de combustible.

¿Y cómo influye el metabolismo en nuestro sueño?

Durante el sueño, el cuerpo libera especialmente las hormonas de crecimiento y la melatonina, esta última responsable del reloj biológico, del cual se benefician los tejidos que trabajan como antioxidantes para ayudar a combatir las enfermedades. El sueño profundo también permite a las células del cuerpo aumentar y reducir la degradación de las proteínas necesarias para funcionar correctamente.

¿Qué pasa si no dormimos bien?

Cuando hay una falta de sueño, no hay suficiente hormona del crecimiento y la melatonina debe liberarse para rejuvenecer el cuerpo y mantener el funcionamiento normal. De no ser posible, se producen dificultades para pensar y llevar a cabo tareas.

Cuando el sueño no es suficiente y reparador, el cuerpo tiene menos capacidad para realizar las funciones metabólicas básicas tales como el procesamiento y la regulación de los hidratos de carbono, así como la secreción de hormonas y la calidad de hormonas. Cuando su cuerpo no recibe suficiente sueño,otras hormonas se incrementan (como la del estrés, llamada cortisol). El resultado es un aumento del apetito al no poder metabolizar los carbohidratos con normalidad. Esto lleva a altos niveles de azúcar en la sangre, lo que provoca un aumento de la insulina. El aumento de la insulina es una señal al cuerpo para almacenar la energía no utilizada en forma de grasa.

Las personas que siguen teniendo privación del sueño han aumentado las posibilidades de padecer diabetes, hipertensión, obesidad y pérdida de memoria. Básicamente, el cuerpo envejece más rápido.

A pesar de todo esto, recordemos que las causas del insomnio son muy amplias y pueden ser de origen emocional, por agotamiento, envejecimiento (en este caso no es tan perjudicial), por enfermedades, medicamentos o drogas, alergias, carencia de intimidad, ruidos o luces, temor a la oscuridad, o ambientes sofocantes. También hay insomnios rebeldes a causa de la cafeína, el té, el chocolate o los batidos con cacao. La falta de ejercicio físico, lo mismo que el exceso, también son otras causas habituales. En cualquiera de los casos es importante prestar atención a nuestra dieta, tanto para prevenir como para mejorar nuestra calidad de sueño.

Cómo podemos dormir bien: Trucos y consejos

Como acabamos de ver, el metabolismo influye enormemente en nuestro descanso de cada noche, pero también debemos tener en cuenta que el insomnio puede tener muchísimas causas. Así pues, si quieres resolver tu problema con el sueño, deberás analizar detenidamente cuál es el problema que hay detrás. Una vez lo hayas identificado, existen muchísmos consejos y trucos efectivos para superar el insomnio que pueden serte realmente útiles. Para acabar este artículo sobre el sueño y el metabolismo, nos gustaría repasar algunos nutrientes que no pueden faltar en nuestra dieta si queremos dormir bien.

alimentos para dormir bien

Calcio y magnesio

Una deficiencia en cualquiera de ellos puede conducir al insomnio. Se recomienda añadir a su dieta verduras, avena, almendras y nueces, o considerar tomarlos en forma de suplemento.

Triptófano

El triptófano es un producto químico que estimula la serotonina, que ayuda a dormir. Algunos alimentos ricos en triptófano incluyen pavo, pollo, atún y productos de soja, así como la leche.

Carbohidratos complejos

Los carbohidratos complejos son relajantes y le ayudará a dormir, especialmente cuando se comen en la noche o como refrigerio nocturno. Los carbohidratos complejos incluyen granos enteros como el arroz integral o pasta. Un carbohidrato simple sería el azúcar.

Vitaminas del complejo B

Son esenciales para el buen dormir. La levadura de cerveza contiene altas dosis de vitaminas del complejo B y puede ser rociada sobre una ensalada o con un vaso de agua antes de acostarse. También existe en forma de comprimidos o escamas secas.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*