Mueve las caderas con la danza del vientre

Si te gusta la vida slow y el baile, la danza del vientre encajará contigo como anillo al dedo, o por lo menos eso es lo que me pasó a mí hace ya la friolera de diez años. Cuando llega ese momento de la semana, entras a clase y te dejas llevar por la música oriental, que a veces parece tener un efecto “tántrico”. Te pones el vestuario que realza

Continúa leyendo