Cómo preparar crepes caseras más sanas

Cómo preparar crepes caseras más sanas

Sin duda las crepes francesas son unos de los desayunos y meriendas más deliciosas y populares en todo el mundo. Hacer unas crepes caseras no es complicado, pero si se quieren hacer bien hay algunas sencillas pautas que se pueden seguir y que presentamos a continuación para que puedas elaborar tus propias y deliciosas crepes.

La sartén para crepes

El punto básico por el que debes empezar si quieres hacer unas buenas crepes es seleccionar una buena sartén. Para las crepes necesitarás como mínimo unos 12 centímetros de diámetro, aunque si es más grande mejor.

A la hora de preparar la sartén podrás añadir aceite o un poco de mantequilla para que las crepes no se peguen. Ten en cuenta realizar siempre un correcto mantenimiento de tus sartenes si quieres que éstas puedan acompañarte durante mucho tiempo. Las sartenes redondas son muy interesantes para lograr que la crepe tenga una buena forma y no debes de tener miedo de que no vayas a poder darles la vuelta por sus bordes redondeados porque con la espátula lograrás hacerlo de forma eficiente.

Prepara la masa

Para la masa tendrás que elaborar una mezcla de harina con leche o con leche y agua, huevos y sal o azúcar según el resto de ingredientes con el que quieras combinar la crepe. Después deberás agregar a la sartén mantequilla y aceite, e incluso si quieres un poquito de brandy para darles un toque diferente.

A la hora de elaborar la masa te recomendamos que la dejes suave pero no te pases de batirla porque de lo contrario las crepes saldrán muy gordas. Lo mejor es que salgan finitas, pues son mucho más sabrosas y deliciosas y para ello es muy interesante el pasarlas por un buen colador para asegurarnos de que terminamos haciendo deliciosas crepes francesas y no tortitas americanas.

Prepara la sartén

Como ya se ha explicado esto lo puedes hacer con aceite o con mantequilla. Cuando hagas cada crepe vuelve a engrasar la sartén para que no se pegue la masa, pero no te pases con el aceite o terminarás friendo tus crepes. Se debe aplicar la cantidad justa y para ello es muy interesante utilizar por ejemplo un paño de cocina y pasarlo por toda la sartén, evitando que quede un exceso o resto de aceite demasiado amplio.

Cocinar las crepes

Cuando la sartén esté a punto de caramelo añade la masa en el centro y en el borde y mueve la sartén para crear una crepe. Pon el fuego medio y haz la crepe hasta que veas burbujitas. Entonces despégala con la espátula y dale la vuelta. Repite este proceso todas las veces que sea necesario, siempre teniendo en cuenta volver a engrasar la sartén para cada parte de masa.

Colocar las crepes

Conforme las vayas teniendo listas vas a tener que ir ubicándolas de forma ordenada, siempre teniendo en cuenta el lograr mantenerlas calientes hasta que las vayamos a comer. Si quieres enrollarlas apílalas todas juntas, pero si por contra estás buscando unas crepes crujientes, será mejor que las mantengas calientes con el horno a temperatura baja. 

Para echar las crepes en la sartén lo mejor será que la retires del fuego y hagas el proceso con mucho cuidado si quieres lograr unas crepes deliciosas al más puro estilo francés. Si no terminas de fiarte de cocinar las crepes en una sartén, una de las mejores opciones para ti es la de seleccionar una crepera eléctrica con lo que te emplazamos a revisar estos modelos de Tecno10.

Conservar las crepes

Si no vas a consumirlas en el momento y quieres saber como conservarlas, te recomendamos que las guardes en la nevera. Puedes meterlas en plástico o en aluminio y durarán más de un día y podrás consumirlas con los alimentos que prefieras consiguiendo unas mezclas deliciosas. Si las congelas te aguantarán hasta ocho semanas y podrás utilizarlas cuando las necesites o mejor te convenga para desayunos o meriendas muy rápidas.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*