¿Es verdad que la natación alivia los dolores de espalda?

Si te has preguntado alguna vez esto, debes saber que no solo es cierto, sino que además de aliviar corrige tu espalda. La natación quita el estrés de todos los músculos y articulaciones y los ayuda a fortalecer, ya que funciona como deporte rehabilitador y terapéutico.

alivia tus dolores de espalda nadando en la piscina

También permite reforzar la estructura de la columna vertebral sin que haya ningún impacto en la zona lesionada.

¿Por qué debería nadar?

Las actividades en el agua las puedes realizar para compensar los arqueamientos y desviaciones de la columna vertebral y, además, prevenir futuras dolencias de espalda.

De hecho, seguro que te suena el caso de alguien que ha empezado a nadar porque tenía diversos dolores en la espalda y no solo lo han superado sino que han ido más allá y han conseguido competir en campeonatos de natación. Un ejemplo de ello es Mireia Belmonte, que empezó en la natación porque tenía escoliosis y ahora colecciona medallas en las competiciones internacionales de mayor nivel.

¿Qué estilo de nado es para mí?

Si tienes algún tipo de problema de espalda, son contraproducentes los estilos de braza y mariposa, ya que sus posiciones no son neutras en todo su recorrido. Por lo tanto, si este es tu caso, deberás realizar los estilos de crol y espalda para evitar dolencias de espalda.

De cualquier modo, si tienes problemas al nadar o al coger la postura, siempre puedes ayudarte de los “churros” de la piscina o las tablas blancas con las que todos hemos nadado de pequeños.

Principales problemas de espalda

Pero para para explicarte mejor lo que la natación puede hacer por tu espalda, aquí tienes un resumen de algunos de los problemas de espalda más frecuentes:

· Escoliosis: es la desviación de la columna en la parte alta de la espalda, las cervicales. Suele ocurrir en personas que tienen un lado dominante muy potente y sin embargo el otro débil. En natación se pueden trabajar los dos lados por igual, aunque lo conveniente es trabajar el lado menos fuerte.

· Cifosis: esto ocurre en personas que tienen la espalda redondeada. En estos casos es muy importante nadar de espaldas para corregir esta desviación y sobre todo la dolencia que produce.

· Hiperlordosis: aparece en personas que sufren una gran curvatura en la parte baja de la espalda, en los lumbares. En muchos casos sucede por la falta de tono muscular en los abdominales, por que es la zona que se debe reforzar.

· Hernias discales: se produce por un envejecimiento de las vértebras de la columna y suelen padecerlo las personas mayores. Se debe evitar todo tipo de rotaciones del tronco y mantener la posición horizontal que se adopta en el agua.

Si no te he convencido con este post, lo mejor es que lo pruebes por ti mismo. Empieza a practicar natación y comprueba si realmente puedes eliminar o disminuir tus dolores de espalda.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*