¿En qué nos beneficia practicar escalada?

Uno de los deportes que siempre me han encantado es la escalada. Aparte de llamarme mucho la atención porque se puede realizar al aire libre, también me atraen los múltiples beneficios que tiene.

disfruta poniéndote en forma haciendo escalada

Me paso la vida tratando de convencer a mis amigos de que se unan a mí y poco a poco voy consiguiendo sumar a más adeptos.

Beneficios físicos y psíquicos

¿Qué es lo bueno de la escalada? Para empezar, al escalar debes subir con tu propio peso desarrollando así tu fuerza proporcional. Es un deporte muy completo porque tonifica todos tus músculos del cuerpo y en especial los grandes como la espalda, el pecho y las piernas. Y no solo aumentas de fuerza sino que las articulaciones también salen reforzadas al aumentar tu masa muscular.

Además, durante la práctica de este deporte se suele trabajar la flexibilidad mediante los gestos deportivos propios de la modalidad. Eso sí, ¡cuidado! Antes de realizar la actividad debes estirar todos los músculos del cuerpo.

Por último, en todo el recorrido mantienes la tensión de los abdominales y los lumbares porque tienen la función de dar estabilidad al cuerpo (unión del tren inferior con el tren superior).

La escalada, además, requiere mucha fuerza psíquica, ya que exige concentración para sobrepasar las barreras de la naturaleza y cada movimiento implicará técnica, flexibilidad y paciencia

Socialización en plena naturaleza

 Los amantes de la naturaleza además están de suerte. La escalada suele practicarse en el medio natural, lo que beneficiará que respires aire puro y te relajes. A no ser que entrenes en un rocódromo cerrado, normalmente estarás escalando una montaña de gran pendiente, un edificio o una roca. ¡Qué mejor lugar!

Eso sí, hay que ser cauto. Esta actividad debes realizarla siempre acompañado para que te proporcione una seguridad plena. Esto posibilita además relacionarte con gente y fortalecer la relación con tu compañero de aventuras.

Por último, ¿sabías que este deporte se utiliza también como terapia? muchas empresas lo emplean para aprender a confiar en tu compañero de trabajo. Desarrollas el ejercicio de la confianza mutua porque si escalando sufrieras una caída, tu compañero tensaría la cuerda que llevas rodeada en el arnés y te quedarías suspendido en el aire para comenzar un segundo intento de superar el tramo que no has conseguido.

¡Espero que la próxima vez que os hable de la escalada me contéis vuestras propias experiencias!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*