Conoce las diferencias entre escalada y alpinismo

Aunque muchas veces se tiene la creencia de que la escalada y el alpinismo son la misma modalidad deportiva, nada más lejos de la realidad. Por escalada se conoce aquella ascensión que se realiza sobre una pared de fuerte pendiente utilizando solo los pies y las manos, mientras que el alpinismo es la acción de subir montañas por inquietud o por afán de superación.

¿Sabes diferenciar entre escalada y alpinismo?

Así pues, un buen alpinista debe conocer la técnica de la escalada mientras que un buen escalador no tiene por qué conocer el resto de prácticas que realiza un alpinista. Esto es lo que nos diferencia a mi amigo Juan y a mí. Yo he practicado escalada, pero desconozco el mundo del alpinismo, al contrario que Juan, que es un alpinista experimentado y que cuando hemos ido a escalar me ha ayudado a mejorar mi técnica.

Principales diferencias

Aparte de la diferencia que ya os he comentado, existen otras muchas. El escalador no puede utilizar medios artificiales; es decir, se vale solo de manos y piernas (y de un arnés para evitar caídas muy dolorosas). El alpinista, por su parte, sí que puede ayudarse de medios artificiales. Y si no, que se lo pregunten a la mujer de Juan, que tiene el sótano inutilizable por culpa de tantos esquís, piolets, crampones…

El escalador prácticamente solo tiene que preocuparse por mejorar su técnica. El alpinista, por su parte, tiene que tener otros muchos factores en cuenta para realizar su actividad como el mal tiempo, el terreno, la altitud…

La importancia de la preparación

La escalada tiene distintos niveles de dificultad, por lo que para cada uno tendrás que prepararte de una manera muy diferente. No puedes pretender escalar una pared de séptimo grado con solo dos días de entrenamiento. Ve poco a poco y sigue los consejos de un entrenador particular para mejorar tu técnica.

Ocurre lo mismo con el alpinismo. Antes de subir una gran montaña, debes realizar un entrenamiento para mejorar tu resistencia aeróbica, tu fuerza y tu técnica, entre otras muchas cosas.

Sea como fuere, yo te animo a practicar escalada, que es lo que yo he practicado y, si te pica más el gusanillo, ¡anímate con el alpinismo!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*