¿Has practicado el psicobloc?

Seguro que no sabes qué contestar porque no tienes idea de lo que te hablo. Yo tampoco había oído hablar del psicobloc hasta que mi amigo Juan me comentó, hace poco, que pensaba probarlo durante sus vacaciones. Se trata de una modalidad de escalada de acantilados (o bloques) sobre el agua, lo que permite prescindir de cuerdas y otros instrumentos de seguridad.

¿Has practicado el psicobloc?

Dónde practicarlo

Cualquier pared que se encuentre sobre un lago, el mar, un río o un embalse, sirve para practicar el psicobloc. La pared puede ser vertical, pero también las hay con tanta inclinación que casi terminan siendo paralelas al agua, y el escalador termina colgado de ellas solo con las manos. Si tienes la suerte de veranear en Mallorca, encontrarás los mejores sitios. En realidad, este deporte se inició en la isla, aunque gracias a los turistas se extendió rápidamente a las islas británicas y, ahora mismo, superan en practicantes a las Baleares

¡Precaución ante todo!

El agua hace las veces de colchoneta en caso de caída, pero esto no convierte al psicobloc en una actividad libre de riesgo al 100%.  Como todas las demás formas de escalada, el psicobloc exige aprendizaje, entrenamiento y, sobre todo, mucho sentido común. Si te decides a probarlo haz primero un curso de escalada. Si ves que te gusta y tienes la suerte de vivir en algún lugar donde haya sitios donde practicarlo, apúntate a alguna de las quedadas que organizan los aficionados a este deporte, porque ellos te enseñarán lo que necesitas y te recomendarán las “vías” (los caminos previamente abiertos por ellos) que más te convengan de acuerdo con tu nivel. Ni se te ocurra ponerte por las buenas a escalar una pared de la que no sabes nada, porque puede que la profundidad del agua que tiene debajo no sea la suficiente para servir de salvavidas.

Apenas necesitas material: ropa cómoda, unos pies de gato y magnesio. Además, los psicoblocers más puristas presumen de prescindir de todo (de escalar “a pelo”). Recuerda que la escalada es un deporte para espíritus libres, sin reglas escritas, y que todo está permitido mientras no te pongas en peligro tú o pongas en peligro a los demás. Así que, si puedes, disfruta del aire libre, el mar y la belleza de las costas practicando psicobloc (o viendo cómo lo hacen otros).

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*