¿Aún no te has animado a practicar parapente?

Desde hace algunos meses en las conversaciones entre amigos el tema de practicar parapente ha sido uno de los más recurrentes. Muchos de mis amigos están como locos porque el resto nos decidamos y lo practiquemos todos juntos, sin embargo, aún hay algunos que no lo tenemos claro. ¿Lo has probado tú?

¿Aún no te has animado a practicar parapente?

El verano está haciendo que la presión para los más cobardes sea cada vez mayor, lo que me da la impresión de que acabaremos cediendo, así que yo ya he comenzado a informarme sobre el parapente y cómo se practica. Lo comparto hoy contigo…

Volar como un pájaro de manera segura

El parapente es un “objeto volador” que está fabricado solo con cuerdas y telas. No tiene ningún tipo de estructura rígida que le dé forma. Podríamos decir que es algo muy similar a un paracaídas cuadrado que lleva dos capas de tela y que planea.

Con el parapente se puede volar, es mucho más aerodinámico que un paracaídas y puede llegar a recorrer hasta nueve metros por cada metro de altura que pierde, alcanzando una velocidad de más de 50 km/h. ¡Una pasada!

Si haces parapente debes saber cómo aprovechar las corrientes de aire de la misma manera en la que lo hacen las aves, para coger altura y remontar.

Es un deporte seguro, pero para practicarlo necesitas ser muy prudente y conocer tus posibilidades, tus límites y sobre todo tener una formación adecuada, con un buen número de horas de práctica sin llegar a despegar, haciendo “campa”, que es volarlo como si fuera una cometa.

Cursos impartidos por profesores titulados

Para practicar el parapente te tienes que sentar en una silla a la que te sujetarás con cintas muy parecidas a las que se usan con un arnés de escalada. La silla además tiene unos mosquetones que van sujetados con unas bandas de nylon de gran resistencia. Alrededor de todos estos elementos hay algunos más que te ayudan a estar sujetos y seguros al parapente.

Los frenos están a la altura de la cabeza para que se puedan manejar y tirar de ellos con facilidad, cada uno de ellos actúa sobre una de las mitades de la vela. Cuando se acciona uno de ellos la otra parte se adelanta girándose hacia la izquierda y la derecha según quieras dirigirte.

Para poder volar en parapente de forma individual necesitarás hacer un curso de varias horas de vuelo. Sin embargo, también puedes probarlo en un parapente biplaza para saber si eres lo suficientemente valiente para acudir a un curso de escuela de instructores titulados.
Yo me lo estoy pensando y no creo que tarde mucho en contar cuál ha sido la experiencia…

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*