La influencia del deporte en la adquisición de valores culturales

Al estas alturas ya sabes que el deporte aporta muchísimos beneficios tanto psicológicos como físicos, pero es probable que no te hayas parado a pensar en la vital importancia que tiene para la socialización de las personas. ¡Incluso para sus valores culturales!

La influencia del deporte en la adquisición de valores culturales
El sentido de equipo, un valor innegable

Estoy convencida que el deporte es el motor de la integración, el eje que hace que las personas interaccionen con su entorno y que además construyan poco a poco unas determinadas pautas culturales. No hace falta más que ver la unión que hay en cualquier equipo o las amistades que se hacen realizando actividades deportivas.

La adquisición de estos valores culturales es un proceso dinámico y se da de una forma colectiva, es decir, cada sujeto del grupo podrá contribuir a la hora de fomentar una serie de valores que implican solidaridad y familiaridad.

En definitiva, las actividades deportivas favorecen la socialización de las personas, esto es, se aprende a vivir en sociedad dentro de un determinado marco socio-cultural.

Identidad colectiva

Es importante destacar que esta práctica deportiva se debe educar mediante una actitud crítica y siempre debe coincidir con las habilidades, intereses y medios del sujeto. ¡Tenemos que practicar el deporte que más nos guste! Ya que, si esto no fuera así, la persona no podría adaptarse perfectamente al entorno y no podría cambiar de ninguna forma, por lo que es necesario que coincida con aquel determinado contexto y que además pueda ser variable en el tiempo.

De esta forma se favorece la convivencia y se ayuda a que las personas obtengan una relación satisfactoria entre ellas, es decir, que de alguna forma actúa como base de la socialización.
Además, esta sociabilidad es usual que se obtenga de mayor forma en determinados contextos, por ejemplo cuando existen entre ellos algún tipo de vínculo, por ejemplo cuando se pertenece a un club o equipo en concreto. Es aquí cuando se crea una fuerte cohesión entre ellos por la construcción de esta nueva identidad colectiva. ¿Nunca has sentido esta unión cuando has pertenecido a un equipo?

Aunque es difícil pensar en qué medida y cuándo influye cada persona a la hora de construir esta cultura deportiva, resulta necesario reconocer que cada elemento influye. ¡No es una cosa de niños! Al igual que puede surgir en el periodo infantil donde somos muy influenciables, también puede darse en sucesivas etapas de la vida gracias a los distintos agentes socializadores como la familia, los amigos o incluso los medios de comunicación.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*