Encuentra la bicicleta que necesitas

Photo by Tiffany Nutt on Unsplash

Photo by Tiffany Nutt on Unsplash

¿Te ha pasado alguna vez que te has ido a comprar una bicicleta pero que no sabías cuál elegir porque había demasiados tipos? Hace años tuve que pasar por ello y me vi en la obligación de preguntar a dependientes que tenían menos idea que yo. Para que no te ocurra lo mismo, te ofrezco una serie de consejos para elegir una bici.

como elegir una bicicleta

Empecemos por el principio. Lo primero que debes saber es que cada tipo de bicicleta se utiliza para diferentes funciones, por lo que es importante conocer las más habituales y saber para qué sirven.

Tipos principales de bicicletas

· Las bicicletas de carretera son las que puedes ver por las ciudades o a los ciclistas profesionales. Cuentan con unas ruedas finas preparadas para carreteras pavimentadas y que te permiten una subida ágil en las cuestas. Esta es la bicicleta que buscas si lo que quieres es utilizarla para tu día a día.

· Las bicicletas estáticas puedes utilizarlas para hacer ejercicio quemando calorías y para fortalecer tus piernas. Son las que puedes encontrar en la mayoría de gimnasios y en las clases de spinning.

· Las bicicletas de montaña o “mountain bikes” se emplean para hacer ejercicio y además sirven como medio de transporte. Sobre todo están especializadas para pasar por terrenos más complicados como por arena o por montaña.

· Las bicicletas plegables se utilizan básicamente como medio de transporte, ya que, al plegarla, podrás subir fácilmente al autobús o al metro e incluso aparcarla dentro de instalaciones. Suelen pesar pocos kilos pero tienen el inconveniente de contar con unas ruedas pequeñas solo aptas para terrenos asfaltados o suaves.

· Existen otros tipos de bicicletas llamadas BMX que son mucho más pequeñas que las anteriores y están fabricadas específicamente para realizar saltos y hacer todo tipo de acrobacias. Puedes llevarlas para realizar distancias cortas ya que son más incómodas a la hora de conducirlas.

Una vez elegida, deberás adaptarla a ti

Para ajustar la bicicleta perfectamente a tus medidas, primero deberás conocerlas. Comenzarás midiendo la distancia que hay desde el suelo hasta tu entrepierna y la manera más fácil de realizarlo es apoyándote en una pared y colocando un libro en la entrepierna. Mediante una marca en la pared y midiendo después del suelo a la marca, sabrás los centímetros exactos para ajustar el sillín en altura.

Otra manera de saber la distancia entre el sillín y tu cuerpo es colocar la axila en la parte más alta del sillín y, al extender el brazo hacia abajo, deberás tocar con el dedo corazón el pedal.

Una vez colocado el sillín, lo siguiente más importante será colocar el manillar a una altura en la que los hombros no estén tensos. Nuestro tronco deberá estar a 45º hacia adelante pero con la espalda recta. Lo ajustaremos de pie con el codo del brazo tocando el principio del sillín y extendiendo el brazo y el pulgar de las manos para que toquen el manillar. Así podremos repartir el peso de nuestro cuerpo entre el manillar, los pedales y el sillín.

¿Una última comprobación para saber si todo está bien? Si la bicicleta está bien adaptada para ti, al pedalear tu rodilla trabajará entre el 10% y el 15% de flexión cuando el pedal está en la parte inferior y entre el 110% y el 115% de flexión cuando el pedal está arriba.

Una vez hecho todo esto, ¡es hora de darle al pedal!