Consejos para mantener una dieta equilibrada

Cómo apasionada de todo lo relacionado con la dietética puedo decir que la pregunta del millón sin ninguna duda es: ¿cómo puedo mantener una dieta equilibrada?

cómo llevar una alimentación adecuada

Yo te recomiendo que para mantener una dieta equilibrada debes incluir en tus comidas todo tipo de alimentos: verdura, fruta, pasta, legumbres, hortalizas,   cereales… Todos aquellos que contengan nutrientes beneficiosos para nuestro organismo (hidratos de carbono, proteínas y grasas insaturadas). Una dieta equilibrada siempre tiene que ser variada y gracias a los nutrientes sanos conseguirás un equilibrio calórico.

Como es lógico, alimentos como los dulces o las grasas saturadas deben desaparecer de tu dieta o tomarse con mucha moderación. Las grasas saturadas y los fritos tienen muchas más calorías y menos aporte nutritivo, por eso este tipo de alimentos no aparecerán nunca en las dietas saludables.

¿Cómo sé si ya como de forma equilibrada?

El porcentaje ideal aproximado que debe ingerir tu cuerpo es del 55% de hidratos, 20% de proteínas, 15% de verduras y 10% de fruta.

Pero tampoco hay que obsesionarse con esos porcentajes. En realidad, la cantidad de alimentos que vas a proporcionar a tu organismo la vas a determinar tú. Según el objetivo que te propongas puedes cambiar esos porcentajes, pero siempre tomando algo de cada uno.

Cada persona tiene que realizar 5 o 6 comidas diarias. ¿Cómo? Pues muy sencillo, tienes que comer cada 3 horas. De esta forma evitas picar entre comidas y además no tendrás tanta hambre.

Ya lo sabes, a partir de hoy, deberás comer más veces y así cada ración que tomes tendrá menos cantidad de alimentos. A veces el problema no está tanto en el qué como en el cómo.

Consejos

Para tener una dieta equilibrada el desayuno debe ser abundante y contundente porque es el más importante de la jornada. Así empezarás tu día con más energía y cuando llegue la media mañana y la merienda, una buena opción será que tomes fruta o embutido de poca grasa como el pavo o el jamón cocido. Otra alternativa es alimentarte de frutos secos, así cubres parte de las necesidades básicas de proteínas en tu cuerpo y te aportará energía para lo que resta de día (esto es vital en la dieta vegetariana).

Además, te recomiendo que complementes tu dieta con el deporte (sobre todo si el objetivo de la dieta es perder peso), así tú y tu cuerpo os encontraréis mucho mejor. Y, por supuesto, ¡no olvides tampoco el agua!

Siguiendo estas pautas seguro que mejorarás notablemente tu alimentación y tu cuerpo te lo agradecerá enormemente.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*