El brownie también puede ser un postre saludable

Brownie es sinónimo de chocolate y su nombre proviene precisamente del color de esta exquisita tentación. Puede parecer que, se mire por donde se mire, un pastel de chocolate como el brownie nunca va a poder considerarse un alimento saludable, que siempre va a ser esa tentación en la que muy ocasionalmente y con mucha culpabilidad te permitas caer.

El brownie también puede ser un postre saludable

Pues hoy vengo a decirte que no, que depende de cómo se mire y, sobre todo, de cómo se cocine, pero que podemos llegar a elaborar un brownie para tomar de vez en cuando con la conciencia pero que muy tranquila.

Casero, casero

La primera condición que ha de cumplir el brownie que quiera ser saludable es ser casero, sin conservantes, sin colorantes extraños, sin grasas que desconoces… Así que, si no estás dispuesto a ponerte manos a la obra, no sigas leyendo, aunque te advierto que te arrepentirás si lo haces.

La segunda condición o el segundo reto al que debemos enfrentarnos es conseguir hacer este pastel de chocolate y nueces con la menor cantidad posible de azúcar y grasa, que son los dos ingredientes que lo hacen poco recomendable. Afortunadamente, el chocolate negro y sin azúcar es un alimento estupendo del que no tenemos que prescindir.

Recetas mágicas

Estas son algunas de las recetas posibles para preparar brownies crujientes por fuera, tiernos por dentro, marrones como el chocolate y ¡sanos! Tradicionalmente el brownie se hace mezclando chocolate, mantequilla y azúcar en la misma cantidad (130g), dos huevos, 50g de harina y 75g de nueces. Se mete al horno durante una media hora y ya está.

Una primera sugerencia para hacerlo más ligero y saludable es sustituir la mantequilla por aceite de oliva y usar chocolate sin azúcar (para fundir o en polvo). Algunos sugieren incluso sustituir el azúcar por algún otro edulcorante, pero yo prefiero limitarme a echar menos.

Otra opción es usar harina integral de espelta, que es más rica en nutrientes, en lugar de la harina de trigo habitual. También puedes sustituir, en parte o totalmente, el azúcar por miel.

Si te gusta experimentar en la cocina también puedes sustituir el azúcar por stevia, que es un edulcorante natural.

Elige tu receta preferida, o pruébalas todas. No te arrepentirás.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*